La Isla de Barra, el Jardin de las Hébridas

Isla de Barra

Hay muchas islas en la costa oeste de Escocia, cada una de ellas bella a su manera, pero ninguna tan encantadora, remota y mágica como la Isla de Barra. A veces se la conoce como el Jardín de las Hébridas, ya que cuenta con más de mil variedades distintas de flores silvestres. El paisaje de Barra es una mezcla de prados vestidos de brezos, playas, bahías rocosas, picos y praderas de arena.

La pequeña isla de Barra se sitúa en el extremo sur de las islas occidentales. Sólo mide ocho kilómetros de ancho y doce de largo, y es conocida sobre todo por su pesca, su turismo y sus festivales. Unida a la hermosa isla de Vatersay a través de una calzada, la población de ambas islas es de unas 1.300 personas, que hablan tanto el inglés como el gaélico.

Hay un buen número de sitios arqueológicos por ver en la isla, incluyendo los primeros asentamientos en Alt Chrisal y Dun Cuier. En Dun Bharpa se pueden encontrar un montón de piedras neolíticas puestas en derredor, conformando un sepulcro. Hay algunas de estas piedras de pie en la isla, pero no forman círculos completos.

Al final de la aldea de Craigston podéis visitar el Cottage Museum y el Centro de Patrimonio en Castlebay. Sin embargo, el principal atractivo de Barra es el Castillo de Kisimul, o lo que los lugareños llaman como el Castillo en el Mar.

El Castillo de Kisimul está rodeado por las aguas de Castlebay, y nunca ha caído ante ningún ataque enemigo. Fue el baluarte de los MacNeils de Barra, famosos por la piratería, dirigidos por jefes como Ruari el Turbulento, que se apoderaban de los barcos de la reina Isabel I.

Castillo de Kisimul

Los orígenes del castillo son algo oscuros. Quizás data del siglo XV, aunque varios expertos señalan que se construyó en el XIII. Lo que sí es seguro es que Kisimul es el único castillo medieval que sobrevive en las islas occidentales.

La residencia principal del castillo es una casa de tres plantas y una torre, que ofrece hermosas vistas de la bahía. En su interior tiene un patio pequeño, y otros edificios, como la casa del vigilante, la casa de los herederos, una sala de banquetes y una capilla. En el 2001 el jefe del clan alquiló el castillo a Escocia Histórica por mil años. El precio que se fijó fue de una libra al año y una botella de whisky.

El castillo está abierto al público desde abril hasta octubre, siempre y cuando el tiempo permita los viajes en barco hasta él.

Cómo llegar a la Isla de Barra

Para llegar a esta isla podemos hacer uso de su aeropuerto. Quizás pueda ser el único lugar del mundo cuya pista de aterrizaje sea la arena de la playa. La playa se encuentra señalizada con tres postes de madera. Hay vuelos regulares desde Glasgow y Benbecula, aunque los tiempos de vuelo varían según la climatología.

La compañía de ferries de Caledonian Macbrayne son los que operan hasta Barra. Salen desde Oban y desde Barra a la isla norteña de Eriksay durante todo el año, aunque hay menos viajes durante el invierno.

Foto 1 Vía Kentdesign

Foto 2 Vía Flickr

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top