Abadía de Iona, origen del cristianismo en Escocia

Abad�a de Iona

La pequeña isla de Iona, situada en el interior de las Hébridas escocesas, es conocida por su belleza natural y su tranquilidad. La isla está considerada como un lugar significativo en la historia del cristianismo en Escocia, así como el fascinante edificio de la Abadía de Iona, testigo de un pacífico y magnífico pasado.

La historia de la Abadía de Iona es larga y variada, comenzando en el momento en el que San Columba de Irlanda llegó a Iona en el 563 y fundó el monasterio que más tarde se convertiría en la abadía. Los asaltantes vikingos atacaron el monasterio en varias ocasiones entre los años 795 y 825. Durante uno de los ataques que tuvo lugar en el 806, el monasterio fue incendiado y la mayoría de los monjes residentes asesinados.

En el 818 un monasterio de piedra fue construido para reemplazar el destruido, pero este nuevo edificio también se convirtió en blanco de los ataques vikingos, hasta que se decidió trasladar las reliquias y objetos de valor a la Catedral de Dunkeld, en Perthshire para su custodia. En el momento que se realizó este traslado, el monasterio fue abandonado.

Durante el siglo XII la isla de Iona comenzó a ganarse una reputación en toda Europa como lugar de enseñanza cristiana, que se tradujo en que la isla se convirtiera en uno de los lugares de peregrinación más importantes de la época. El monasterio se convirtió en una abadía benedictina, y en 1203 la Iona Nunnery se estableció cerca.

Interior de la iglesia de la abad�a

La isla llegó a ser considerada como un lugar santo, y como resultado de ello, más de cuarenta reyes de Escocia, Irlanda y Noruega llegaron para rezar en la capilla del antiguo cementerio de San Columba.

En el siglo XIX Iona fue cedida a la iglesia de Escocia, y tras una amplia restauración de sus edificios, en 1938  se fundó la comunidad de Iona para continuar con el culto en la isla. Hoy la comunidad de Iona se encuentra dispersa por Escocia, Inglaterra, Gales, Australia, Alemania, Malasia y los Estados Unidos. No obstante, la base y el centro sigue siendo la abadía de la isla escocesa.

La abadía de Iona está abierta todo el año. Los visitantes que se acerquen a la isla puede hacer un tour por la abadía, el santuario de San Columba, la iglesia, el convento y los claustros, así como la torre en donde San Columba escribió la mayor parte de sus escritos, desde donde se ofrece una hermosa vista de la abadía.

La capilla y el museo están situados al noreste de la abadía. El museo alberga una magnífica colección de antiguas piedras talladas. Los visitantes también podéis acercaros al antiguo cementerio. Y es que, la visita a la isla y la abadía de Iona es una parada inexcusable para aquellos que queráis vivir con intensidad uno de los grandes momentos de la historia de Escocia.

Tags: ,




2 comentarios

  1. Martín dice:

    No sé por qué en el artículo sobre la Isla de Iona se habla todo el tiempo de Santa Colomba, en realidad era un hombre, así que debe decirse SAN COLOMBA, y no santa.
    Sería bueno que lo corrigieran para no confundir a todo el mundo.
    Gracias

  2. Javier Gómez dice:

    Hola, Martín:

    Tienes toda la razón. ¡Corregido queda! Gracias por el apunte.

    Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top