Bahía de Sandwood, leyenda de piratas

Bahia de Sandwood

La Bahía de Sandwood, situada en el extremo noroeste de la costa de Escocia, está considerada por muchos como una de las bahías más bonitas del Reino Unido. Cuenta con un largo y amplio tramo de playa. Enormes dunas de arena forman un interesante telón de fondo de una playa flanqueada por majestuosos acantilados y la conocida como Am Bauchaille, una impresionante y angosta roca, separada de la tierra por la acción de la erosión de las olas.

A la bahía sólo se puede llegar a pie. Un aparcamiento cerca de la ciudad de Blairmore marca el inicio de los seis kilómetros a pie que conduce a los visitantes hasta la bahía. El camino cruza un maravilloso paseo de ondulados páramos, atravesando una serie de lagos, dejando los acantilados hacia el oeste, sin ofrecer vistas al mar todavía.

El camino corre entre estacas de madera en el suelo, justo antes de llegar a la parte superior de un lugar que abre unas maravillosas vistas de la bahía de Sandwood, acompañadas del sonido de las olas chocando contra las rocas. El camino desciende y enseguida se llega hasta las conocidas como cabañas de Sandwood.

Antes de la construcción de un faro en el Cabo Wrath en 1828, fueron numerosos los buques que naufragaron en las traicioneras rocas de la bahía. La leyenda popular cuenta que el fantasma de un pirata llama a las ventanas de las cabañas durante las noches de tormenta. La mayoría de las versiones afirman que el pirata pertenecía a un galeón que naufragó en la isla perdiendo todo su tesoro, que sigue enterrado en las dunas de arena. Otra versión afirma que el antiguo pirata vaga sin cesar a través de las dunas.

A la luz del sol, las leyendas parecen ser historias sin fundamento, pero cuando la espesa niebla se asienta sobre Sandwood, las dunas y los acantilados caen en un estado misterioso, y las leyendas se tornan historias totalmente creíbles.

A pesar de su increíble belleza, la Bahía de Sandwood no suele estar muy concurrida, posiblemente debido a que no tenga muy fácil acceso. Sin embargo, las personas que la han visitado aseguran que vale la pena vivir al menos una vez en la vida la experiencia.

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top