Hill House, famosa obra de Mackintosh

Hill House, famosa obra de Mackintosh

Una famosa obra que supo realizar Charles Rennie Mackintosh fue Hill House, localizada en Helensburgh, Escocia (Reino Unido), apenas a menos de sesenta kilómetros de Glasgow. La misma fue diseñada y construida para Walter Blackie durante los años 1902 y 1904, un editor muy conocido.

Vale señalar que Mackintosh ha sido un gran arquitecto, acuarelista escocés cuya popularidad la alcanzó por ser uno de los hombres más distinguidos en el movimiento Arts and Crafts como así también del Art Nouveau en Escocia.

Ahora bien, en tanto a la historia de Hill House, os comento que en el año 1902 el editor compró una parcela en el barrio de Helensburgh y por un consejo recibido por parte de su amigo Talwin Morris, mandó a Mackintosh a la realización del proyecto.

Entre las limitaciones con las que contaba el propietario para su casa, se distinguen que no presenta ladrillos, ni vigas de madera de construcción, ni tampoco techos de color rojo alicatado, como suelen tener las casas del oeste de Escocia. Su gusto radicaba en paredes grises y techos de pizarra.

Fue así que, previamente a comenzar con el proyecto, Mackintosh se albergó durante un par de días en la casa de Walter Blackie con el fin de observar detenidamente cómo era su ritmo cotidiano. A su parecer, lo primero que se debía resolver eran los problemas funcionales, para luego apuntarse a la belleza. El mismo se consideraba un detallista tanto del sector interno de los hogares como del externo.

De esta manera, hoy en día se puede observar que Hill House es una construcción completamente asimétrica, con diversos niveles de formas, produciendo la sensación de que la parte exterior evoluciona desde la gran planificación interior. En ella se presentan inmensas paredes, ventanas rectangulares y cuadradas, y una puntuosa decoración.

Y por último, el interior de Hill House mezcla la feminidad del período Eduardiano con la masculinidad del mundo público en el sector de afuera. Asimismo utilizó varios colores y diferente iluminación, con el objetivo de pasar de un punto a otro. Finalmente en el año 1982, la casa fue donada a la National Trust for Scotland, una asociación sin fines del lucro que conserva y revaloriza lugares de interés y monumentos.

Foto: bodew

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top