Un fantasma español en el castillo de Stirling

Castillo de Stirling

La mayor parte de los castillos escoceses, por no decir todos, cuentan con una leyenda sobre sus orígenes, una truculenta historia de desamores o traiciones desarrollada entre sus muros y, sobre todo algún que otro fantasma. Normalmente estos espíritus no son muy tranquilos y tienden a hacer más de una jugarreta a quienes viven en los edificios o a quienes, siglos más tarde, los visitan como turistas.

No se sabe hasta que punto las historias sobre ataques a visitantes son ciertas o si realmente se trata de simple sugestión, pero dicen que uno de los fantasmas más perversos habita en el castillo de Stirling, ubicado en la zona central de Escocia.  Sin embargo es benévolo con los turistas españoles. La razón no es otra que el hecho comparte nacionalidad con nosotros. La leyenda de este espíritu es mucho menos conocida que la de la Dama Rosa pero su presencia está probada a través de una fotografía que data de décadas atrás.

La historia del fantasma español es la de un conde que vivía en Stirling, conocida por ser la villa de William Wallace, y estaba muy bien apreciado por su inteligencia y pericia para los negocios. Sin embargo se topó con un rey al que no le gustaba que sus súbditos destacaran por encima suyo y le quitaran protagonismos. Por ello hizo se acercó a él y se ganó su confianza. A pesar de que el español en un principio era reticente a alternar con el monarca, porque ya le habían advertido de sus intereses, finalmente aceptó.

Una noche en que fue llamado al castillo para participar en una cena el rey le envenenó el vino. Y para no dejar señales de su crimen, él mismo cavó una fosa en los jardines del castillo de Stirling y enterró el cuerpo sin vida del conde. El monarca creyó que se había librado de él, pero ni mucho menos, porque entonces se le empezó a aparecer su espíritu cada vez que visitaba el jardín. Llegó un momento en el que dejó de visitar este espacio. Sin embargo, un día se encontraba asomado a una de las ventanas que daban el jardín y salió despedido, muriendo en el acto. La leyenda dice que fue el fantasma español el que lo empujó.

La leyenda del fantasma se fue consolidando con el paso del tiempo, ya que los sirvientes del palacio decían encontrarse con el mientras estaban en el jardín. Hace unas décadas, con motivo de la celebración de unas obras en las inmediaciones una fotografía pudo captar el reflejo del fantasma en las losas del suelo. La imagen se reprodujo como una postal que a día de hoy puede comprarse en la tienda de recuerdos.

Tags:

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Sofia dice:

    Hola no puedo encontrar por ningún lado esa postal :( no tenés alguna foto de ella? Gracias y abrazos!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top