El festival de Beltane en Calton Hill

Beltane en Calton Hill

Inspirado en el antiguo ritual gaélico que marcaba la llegada del buen tiempo y que se celebró en el Arthur’s Seat hasta principios del siglo XX, el actual festival de Beltane que se celebra cada año entre el 30 de abril y el 1 de mayo en Calton Hill, Edimburgo, es una experiencia intensa e imborrable. Rescatado de entre sus cenizas en 1988, cada año ha ido adquiriendo importancia y creciendo de tal manera que el pequeño grupo de voluntarios que lo devolvieron a la vida hoy en día se han convertido en más de 300 personas.

Recordemos primero brevemente sus orígenes… Antiguamente, los pastores celtas de las frías tierras de Escocia, Irlanda y la isla de Man daban la bienvenida al verano pidiéndole que les trajera buen tiempo que tiñera de verde sus campos y además les protegiera de las enfermedades que el frío había traído consigo durante la estación anterior.

El fuego, como símbolo del sol que regala luz y calor en la noche oscura del invierno, fue siempre el gran protagonista de este ritual y hoy en día sigue siéndolo. Así, las hogueras y las antorchas iluminan el camino en la noche de Beltane. Por algo se llama así, Beltane, palabra cuyo origen se encuentra en Beltene, que en gaélico irlandés significa “brillante fuego“. También tiene relación con Belenus, dios de la luz, el sol y el fuego en la mitología celta.

Y comienza la celebración. Presidiendo el desfile va la Reina de Mayo (May Queen) que personifica el verano, y el Hombre Verde (Green Man). La Reina de Mayo, diosa de la primavera, es la novia. El joven Rey Roble, el Hombre Verde, es el novio. La consumación del matrimonio fertilizará los campos. En el aire se respira sensualidad, pasión y júbilo.

May Queen y Green Man

La procesión comienza en el Monumento Nacional, también conocido como Acrópolis, en donde los novios se encuentran, y al ritmo de los tambores e iluminados por antorchas y hogueras, el cortejo va recorriendo el sendero hasta el lugar en donde la unión quedará sellada. Luego, las danzas alrededor del fuego y la alegre algarabía completan una noche extraordinaria.

Desde luego, merece la pena asistir al menos una vez en la vida. Al principio, y dado que era organizado por voluntarios, no se cobraba entradas, pero desde 2004, y dadas las dimensiones que ha adquirido la organización del evento y la gran cantidad de público que asiste, empezaron a cobrarse. Aún así, se calcula que cada año asisten entre seis mil y doce mil personas para disfrutarlo en directo.

Beltane

Puedes conocer más detalles sobre este festival en: beltanefiresociety.wordpress.com

Sigue leyendo:

La leyenda de Cailleach Beirre, la diosa del invierno

Foto 1 Vía: Peter Stubbs

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top