El Cù Sìth, mensajero de la muerte

Cu_Sith

En Escocia encontramos una rica mitología basada en ciertas leyendas celtas. Leyendas y personajes que han ido animando el folklore nacional, aportando así tradiciones que incluso a día de hoy perduran.

En Escocia también encontramos bestiarios mitológicos que nos muestran los horrores de estas leyendas celtas. Una parte de la mitología que ha sido la culpable de llenar de miedos constantes a la Escocia más rural. Así encontramos a Cù Sìth, un nombre que viene a significar algo así como perro-hada.

El Cù Sìth es un perro sabueso que según parece ser merodea los páramos y paisajes rocosos de las Higlands. Se cree que es el mensajero de la muerte, por este motivo todo el mundo lo teme; y es que este ser mitológico sería, según estas leyendas, el encargado de llevarse el alma de una persona hacia el más allá.

No sólo su presencia puede inquietar a los más tradicionales y creyentes de este tipo de historias; pues lo cierto es que incluso el aullido de este perro podría implicar peligro. Los que oigan al Cù Sìth aullar deberán resguardarse antes de que el tercer aullido suene, si no es así, corren el riesgo de morir aterrados. Aunque otras fuentes aseguran que estos aullidos avisan a los hombres para encerrar a las mujeres en época de lactancia, pues si no quedan ocultas, este ser se las lleva para poder amamantar a un gran número de hijos de las hadas.

Podríamos decir así que este ser cuenta con una función muy parecida a la Parca. Además, se le compara en ocasiones al haba de Sidhe, o alma en pena, dentro del folklore irlandés.

Según el folklore escocés, este ser cuenta con el tamaño de un toro joven pero tiene la apariencia de un perro-lobo. Cuenta asimismo con un pelaje de lo más lanudo, además, aquellos que lo han visto y no han muerto tras su encuentro, aseguran que su color es verde oscuro, aunque a veces puede ser blanco.

La cola del Cù Sìth es larga y está muy bien enrollada o trenzada. Además, cuenta con patas tan anchas y grandes como las manos de un hombre.

Este ser sobrenatural viviría en las hendiduras de las rocas de las montañas, aunque gusta de salir de su escondite para recorrer los páramos y las tierras altas.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top