La Abadía de Dunfermline

Abadia de Dunfermline

Antes de su reconversión en Abadía aquí se levantaba una iglesia, allá por el siglo XI, hasta que la boda del rey Malocolm III con Margarita propiciaron que poco después este templo fuese consagrado a los benedictinos, concretamente a los monjes de Canterbury. En primer lugar fue ampliada para dar cobijo a los monjes, pero con el tiempo fue reconstruida casi por completo, de hecho fue consagrada en el año 1250 cuando aun estaba inconclusa.

Las obras terminaron a mediados del siglo XV y fue originalmente construida en estilo románico, aunque su aspecto y adiciones posteriores hacen difícil apreciar los estilos arquitectónicos de cada época.

Durante los años de la Reforma en Escocia en el siglo XVI la abadía fue saqueada, y durante un tiempo permaneció en estado semi ruinoso, hasta que en 1570 se emprendieron las obras de reconstrucción y ampliación del edificio. Unos años más tarde, en 1590, la casa de invitados de la abadía fue convertida en Palacio Real para uso de Ana de Dinamarca, entonces esposa de Jaime VI. Otras partes de la construcción original fueron cayendo con los años, aunque la nave central continuó como iglesia parroquial hasta el siglo XIX.

Una de las personas más implicadas en los trabajos iniciales de construcción fue el rey Roberto I Bruce, cuyos restos descansan aquí junto con otros miembros del linaje real escocés, como es el caso de Margarita o Robert (hijo de Jaime VI y Ana). Como homenaje a Robert I podemos leer cuatro palabras, una en cada cara de la torre principal «King Robert the Bruce». Entre estos muros también vino al mundo Charles I, el último rey nacido en Escocia.

Actualmente se encuentra en buen estado de conservación, y es posible visitarla, aunque según la época del año algunas partes pueden permanecer fuera del itinerario de visitas. El edificio principal de la abadía puede ser visitado en cualquier fecha, y pese a que la mayor parte del mobiliario ya no se conserva, este impresionante edificio y su entorno son motivo más que suficiente para merecer una visita.

Información práctica:

  • Dirección: Dunfermline Abbey, Dunfermline, KY12 7PE, Escocia
  • Horarios: entre las 10:00 y las 16:30, los domingos abre entre las 14:00 y las 16:30
  • Precios: la entrada es gratuita

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top