Una visita a la ciudad de Gourock

Gourock

Gourock es el nombre de una ciudad escocesa situada en el norte de la isla. Su ubicación estratégica en el fiordo de Clyde hizo de ella durante muchos años un destino costero visitado mayormente durante las vacaciones, pero en la actualidad es una zona residencial que se forma casi como continuación de su vecina Greenock.

En sus orígenes, Gourock era un pequeño pueblo pesquero de la costa de Escocia, y como muchos de estos pueblos tuvo su apogeo turístico a fines del siglo XIX y principios del XX. De esos años databan el antiguo hotel The Bay y el Pabellón Cragburn, centro de entretenimiento local, ambos desaparecidos actualmente.

Pero, el hecho de que este tradicional tipo de turismo, solo destinado a las escapadas veraniegas de citadinos, haya mermado notablemente, no hace que Gourock pierda encanto en absoluto. Por el contrario, con la llegada del ferrocarril la ciudad se ha expandido sobre la costa, casi hasta llegar al faro de Inmellan en el extremo occidental.

Sin dudas, una visita a Gourock es un paseo de relajación. La tranquilidad y el ocio se encuentran presentes por doquier, y el magnífico escenario natural que caracteriza esta región hacen del viaje una verdadera excursión anti-estrés.

Una piscina pública de la ciudad da la bienvenida a los viajeros: la Piscina al Aire Libre de Gourock, moderna, calefaccionada y repleta de agua de mar. Esta piscina contará en breve con un centro de entretenimiento, un gran gimnasio y acceso mediante elevadores desde la calle, todo ello en construcción actualmente.

Quienes deseen explorar la ciudad en busca de vistas interesantes, no podrán dejar de advertir el megalito conocido como Piedra Kempock. Esta gran roca se erige en el corazón de la principal calle comercial de Gourock, la calle Kempock, que le da nombre.

Antiguamente, se creía que los marineros que debieran enfrentar un largo viaje y las parejas a punto de casarse podrían conseguir buena suerte y un próspero porvenir caminando siete veces en torno a la piedra. Otras interesantes visitas en la ciudad son la Iglesia de San Juan y los edificios del antiguo castillo, accesibles desde esta misma calle.

Por su parte, el parque de Gourock es otro de los destinos infaltables en la visita a la ciudad. Antiguamente eran los terrenos circundantes de la Casa Gourock, que fue demolida. Situados al este de la ciudad, estos parques permiten visitar también el Gourock Burn y el Scout Hall, ubicados en el extremo occidental.

Para los amantes de la navegación, Gourock cuenta con dos clubes náuticos: el Royal Gourock Yatch Club y el Cardwell Bay Sailing Club. Allí se organizan competencias durante el verano, de las que participan muchos de sus miembros. Asimismo, es posible disfrutar del campo de golf de la ciudad.

La ciudad es accesible por tierra, gracias a su estación de ferrocarril, y por agua, mediante una amplia oferta de servicios de ferry.

– Información práctica para viajar a Escocia

Foto vía: Undiscovered Scotland




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top