Cómo llegar a Glasgow

Glasgow

Tango Glasgow, como toda su área metropolitana, se hallan inmersas en el valle de Clyde y se constituyen así como uno de los lugares turísticos más interesantes de toda Europa.

De hecho, la tercera ciudad de Reino Unido tiene muy buenas comunicaciones tanto dentro de la misma ciudad como para acceder a ella desde otros puntos del mundo, principalmente desde Europa.

EN AVIÓN

Si decidimos tomar este medio de transporte hemos de saber que Glasgow cuenta con dos aeropuertos: el de Glasgow y el de Prestwick.

El aeropuerto internacional de Glasgow está situado a 13 kilómetros al oestse de la ciudad. Por su cercanía, salen desde el aeropuerto, así como desde la estación de tren (en el centro de la ciudad), autobuses cada diez minutos que actúan como servicio regular y que cuestan en torno a 5 libras.

El aeropuerto de Prestwick se encuentra a casi 50 kilómetros al sur de Glasgow, pero en pocos minutos, gracias a una estación de tren situada al lado del aeropuerto, nos ponemos en el centro de la ciudad.

Podemos llegar desde muchos puntos de Europa y Reino Unido, como Londres o Edimburgo y también desde España.

En nuestro país salen aviones a Glasgow desde muchas ciudades como Alicante, Bilbao, Madrid, Tenerife o Murcia. Las aerolíneas que operan estos vuelos son, en su mayoría de bajo coste, como Ryanair, EasyJet o Jet2.

EN TREN

La estación que está al lado del aeropuerto es la Paisley Gilmour Street Station y hay trenes directos entre ella, Ayr y la costa de Clyde hasta la estación central de Glasgow (Glasgow’s Central).

Esta última junto con la de Queen Street permiten viajar hasta la mayoría de lugares de Escocia e Inglaterra con combinaciones bastante buenas y regulares entre las ciudades más importantes de los dos países.

Además, hay trenes que hacen rutas internacionales, pero al igual que nos pasa con los ferrys y que veremos un poco más adelante, una vez que lleguemos al destino del tren debemos seguir la ruta, normalmente un poco alejada de Glasgow.

Aún así, desde Bruselas o París podremos llegar hasta Londres y desde Calais o Coquelles hasta Folkestone, y luego seguiríamos nuestra ruta en tren, que es lo más económico, o en avión, lo más rápido.

POR CARRETERA

Junto con el tren, es el modo de transporte más fácil y económico para viajar por Escocia. No importa si tomamos un autobús o si preferimos coger el coche, ya que no tardaremos más de 3 horas en desplazarnos por el país.

Por ejemplo, Edimburgo está a tan sólo 79 kilómetros y Aberdeen o Inverness a poco más de 200 kilómetros de Glasgow cada una, y son las que más lejos están de esta ciudad escocesa.

EN FERRY

Desde España también podremos llegar en ferry hasta Glasgow, pero haciendo poco más de la mitad del camino en este medio de transporte. Desde Santander o Bilbao podríamos llegar hasta Plymouth o Portsmouth, en Inglaterra, y luego desde allí ya tomar un tren, autobús o avión hasta la ciudad escocesa.

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top