Castillo de Fraser, en el condado de Aberdeenshire

Castillo de Fraser

Considerado como una de las edificaciones más inmensas entre los Castillos de Mar, el Castillo de Fraser se localiza en Kemnay en el condado de Aberdeenshire y es la construcción de planta en forma de letra Z más elaborado de todo el país. El mismo se puede observar en medio de un bosque de unas 121 hectáreas, entre jardines y dos maravillosas pistas forestales.

Por otra parte, el origen del Fraser Castle se remonta por el año 1575, momento en que se comenzó a realizar las cinco plantas de la mano del 6º Laird de Fraser, Michael Fraser, en base a una torre que se encontraba en el 1400 y fue terminada en 1636.

Veréis que en la fachada del sector norte hay un panel firmado que dice “Yo Bel”, por lo que se cree que es la marca del albañil John Bell de Midmar, quien en conjunto con Thomas Leiper y James Leiper hicieron una fantástica creación de época.

Por cierto, este castillo escocés fue construido como hogar de la familia Fraser de Muschalls, quienes habitaron el mismo hasta 1921. Posteriormente fue vendido por Teodora Mackenzie Fraser ya que hasta el momento no había herederos considerados como válidos que pudieran heredar. Quien compró la edificación fue Weetman Pearson, Primer Vizconde Cowdray y desde entonces, fue restaurado como campo de tiro y alrededor del año 1976 fue donado al National Trust for Scotland.

En la actualidad el Castillo de Fraser tomó un rol cinematográfico, ya que fue el lugar de rodaje del film La Reina, premiado con un Globo de Oro, un Oscar y un Premio BAFTA. Asimismo, se puede alquilar para eventos como bodas de casamientos y se encuentra abierto a todo el público desde las Pascuas hasta el mes de Octubre.

Pero aún hay un detalle por destacar. Si se trata de un castillo en Escocia, desde luego que tiene que haber una leyenda sobre un fantasma. Y en este caso, la historia relata que una princesa mientras se encontraba alojada en el sitio, fue asesinada de manera violenta en horas de la noche cuando estaba durmiendo en la Sala Verde.

Su cuerpo fue llevado por las escaleras de piedra, dejando manchas de sangre imborrables, por lo que la única manera que se logró taparlas fue colocando escalones con madera. Y finalmente, hoy en día se continúa creyendo que por la noche, esta bella mujer acecha los pasillos del castillo.

Un castillo que podéis visitar fácilmente si os alojáis en Aberdeen, ya que apenas está separado 25 kilómetros de esta ciudad.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top