Cranachan, típico postre para bodas en Escocia

Cranachan, tipico postre para bodas en Escocia

Si bien los escoceses cuentan con un amplio abanico de comidas típicas basadas en el pescado como por ejemplo Arbroath Smokies y los Finan Hadéis cuyas preparaciones se realizan con una especie de de pez curado y ahumado al estilo puramente nórdico, también es posible disfrutar de exquisitos postres como las galletas de avena llamadas Oatcakes acompañadas con miel y frutas silvestres o bien, el Cranachan, realizado a una crema batida, whisky, miel, dulce y frambuesas.

De esta manera haciendo hincapié en este último postre escocés, el Cranachan se originó como un típico plato para ingerir durante épocas de verano y hoy en día, es posible encontrarlo no solo en cualquier carta de restaurante en Escocia, sino también en ocasiones especiales como bodas o casamientos. Según mantiene la tradición, la persona que encuentre un anillo en la mezcla es quien será el próximo en casarse.

Ahora si, sin más demoras, pasemos a la receta de Cranachan, compuesta para 4 comensales, la cual os demandará tan solo media hora en prepararla.

Ingredientes:

  • 500 gramos de frambuesas frescas o congeladas
  • 250 ml de nata bien fría
  • 3 cucharadas de harina de avena
  • 4 cucharadas de miel
  • 20 ml de whisky
  • 4 frambuesas adicionales para decorar el postre
  • 4 hojas de menta para la decoración

Preparación:

– Añadir la harina de avena en una sartén a fuego lento y remover con una cuchara de madera por unos minutos. La idea es que quede tostadita. Luego dejar enfriar por completo.

– Aparte batir la miel y el whisky hasta lograr una consistencia homogénea.

– Ahora si, con una batidora o a mano llevar a punto nieve la nata bien fría y a continuación, incorporar la mezcla de miel, whisky. Llevar a la nevara por una hora para que se enfríe correctamente.

– Tomar la copa para comenzar a preparar la presentación. Lo primero que debéis colocar es la mezcla realizada y por encima de la misma, piezas de la harina de avena tostada y las frambuesas frescas o congeladas. Podéis añadir más crema por encima y por fin, llevar a la nevera por una hora.

– Servir con hojas de menta por encima. ¡Listo!

Foto: peacecooking

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top