Turismo en Oban, qué ver y hacer

Turismo en Oban

En el corazón de la región más al norte de Argyll (conocida como Lorn), extendiéndose en dirección norte hasta Appin, hacia el sur hasta Ardfern y hacia el este hasta las orillas del Lago Lorch o Awe, se presenta un sitio pequeño, pero bastante turístico llamado Oban.

Esta hermosa ciudad cuenta con el puerto de mayor tamaño en cuanto a extensión al noroeste de Escocia, por lo que desde aquí suelen partir ferrys con destino a las Hébridas.

Además, en ella se pueden admirar algunas islas donde abunda la tranquilidad como la Isla de Lismore (cuyo nombre significa gran jardín o gran recinto), la Isla Kerrera, que cuenta con una población de aproximadamente 35 personas, y es reconocida por el bello Castillo de Gylen, fue construido en el año 1582. Por último, se encuentra allí la Isla Luing, la cual posee abundancia de pastos, vida silvestre y canteros rurales en color blanco.

De esta manera, durante las épocas de verano, Oban se transforma en un lugar sumamente concurrido, hasta el punto que se abarrota de turistas, no solo por su belleza sino también porque muchas personas utilizan tal lugar como base de operaciones en diversas excursiones por las Higlands escocesas, o bien, porque queda de paso en dirección hacia otros destinos dentro de las Tierras Altas.

Asimismo, si os preguntáis qué ver y hacer en Oban, pues os aconsejo conocer el anfiteatro llamado McCaig’s Tower, un sitio bastante bizarro, realizado en granito ubicado en la cima de la colina que serpentea a la ciudad, cuya particularidad es que durante las noches se encuentra totalmente iluminado.

La intención fue imitar al Coliseo de Roma y la idea de su construcción fue de un empresario que deseaba aliviar el desempleo en períodos de bajo turismo y al mismo tiempo, hacer un museo o galería de arte. Es así, que vais a poder contemplar un grupo de jardines amurallados y un maravilloso panorama de la bahía, en horas de la puesta del sol.

Por otra parte, podéis visitar a las focas que se arriman hasta la bahía, donde se encuentran los barcos del puerto y si se presenta mal tiempo, pues una buena opción es adquirir un tour guiado por la destilería de Oban (George Street) hasta terminar en Oban’s lightly peaty malt.

Finalmente, la inmensa oferta de hoteles, cabañas, casas de visitantes, bed and brekfast, permite que cualquier familia o grupo de amigos puedan alojarse sin gastar demasiado. Eso si, lo recomendable es efectuar la reserva desde el país de origen para asegurar vuestro lugar.

Foto: kelvinhoteloban

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top