Salmón ahumado, típico de Escocia

Como preparar salmón ahumado escoces

La cocina de Escocia es considerada como una de las más deliciosas para probar en el Reino Unido. Pues si recorréis el país, estaréis a gusto de deleitar platos clásicos como el Arbroath smokies (abadejos salados hechos a fuego suave), Selkirk bannocks (similar a un pan plano) o bien el salmón ahumado presentado de diversas maneras. En este caso os focalizaremos en cómo hacerlo al estilo mariposa con guarnición de verduras.

Como primer punto, este delicioso pescado posee propiedades grasas y procede de mares fríos. Su técnica del “ahumado” se inició como un método de conservación (siempre y cuando se sale previamente) y hoy en día el proceso de elaboración tiende a ser extenso, con el objetivo de que persista su principal sabor, el humo.

De esta manera, en Escocia se continúa realizando en el Puerto de Dunbar (al Este de Edimburgo) la costumbre de pescar y ahumar salmones. Los principales ingredientes que vais a necesitar son roble, sal y azúcar.

Ingredientes:

  • 1 cebolla morada
  • 1 huevo
  • 100 gramos de nata líquida espesa
  • 1 porción de rábano blanco
  • 400 gramos de salmón ahumado
  • Tallos de cebollino
  • 1 planta de escarola
  • Perejil picado
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

– Cortar el salmón ahumado en dos partes. Podéis ayudarte con un cuchillo bien filoso. La idea es que quede como una mariposa, con forma redonda en las esquinas. Debéis tratar de que salgan de manera delgada (dos milímetros aproximadamente).

– A continuación, tomar un bol y mezclar la nata líquida, el rábano blanco (previamente cortado) y salpimentar. Dejar reposar.

– Posteriormente picar bien fino el perejil, la cebolla morada y el cebollino. Además, cortar en dos partes el huevo (previamente cocido) y separar las hojas de escarola.

– Para la presentación del plato, distribuir en el centro del mismo los filetes de salmón ahumado formando una mariposa y por encima, bañar con la mezcla de nata. Por último, colocar las verduras cortadas a los costados y ubicar dos tallos de cebollino como si fueran antenas de la mariposa.

– No olvidar servir con un rico vino blanco, tostadas bien calientes salpicadas con aceite de oliva y unos gajos de limón para quien desee sazonar mayormente.

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top