El kilt se moderniza a los tiempos actuales

El tiempo hace que las cosas cambien y se adapten a las novedades. Y aunque eso parezca incompatible con las tradiciones más arraigadas en la historia de Escocia es posible. En este caso hablamos de los kilt, esa faldita con la que vemos a los gaiteros escoceses y a Sean Connery cuando se viste de gala para algún acontecimiento especial.

En anteriores post ya os comentamos que o son algo exclusivo, sino que el kilt tiene un uso actual, pero hoy vamos a hablar de cómo la moda influye en el kilt.

Para comenzar deciros que ya no es un elemento único de los hombres, sino que ya lo pueden usar las mujeres. No hablamos de las típicas faldas escocesas de tablas, propias de los uniformes escolares, sino de un kilt igual que el de los hombres, con su cinturón y bolsito. Lo que varía es el largo de la prenda, que en el caso de las que usan las féminas se toman ciertas libertades y suelen ser más cortas, similares a una minifalda.

Los niños pequeños, incluso los bebés, también pueden lucir su propio kilt, similar al de los mayores, pero en un tamaño mucho más reducido. Semejantes son también en el precio, ya que a pesar de que sea mucha menos la tela que se utiliza no resultan mucho más baratos. Para que os hagáis una idea un kilt para un menor puede rondar los cien euros. Howie Nicholby’s, en 21st Century Kilts, es uno de los jóvenes diseñadores que ha revolucionado el mundo de los kilt.

Por ese mismo precio se puede adquirir un kilt de hombre de adulto, pero es que los presupuestos son muy variados en función de toda una serie de peculiaridades. Como os decíamos, si lo que buscáis es un kilt actual, acorde a los tiempos de hoy en día, podéis encontrarlos en diversos materiales, como el cuero, la piel o la lana.

Además, los estampados varían mucho de los tradicionales cuadros. Se pueden encontrar kilt con estampado militar, ideal para ir de camuflaje; rayas o emulando a un vaquero. Asimismo, se incorporan toda clase de largos, desde los tradicionales, a la altura de la rodilla, a otros que llegan por el tobillo. También se les puede incorporar nuevos accesorios, como bolsillos, para poder transportar todas las cosas. E incluso, para los más elegantes, puede optarse por un traje de kilt, en el que además de la tradicional prenda incluye un chaleco y americana a juego.

Foto Vía 21st Century Kilts

Imprimir


2 comentarios

  1. learsi dice:

    Las faldas para los hombres son impresindibles; por salud, y por comodidad. El pantalon es muy incomodo

  2. rosario621 dice:

    La prenda menos indicada para vestirse un hombre es el pantalon; ninguna parte del cuerpo del hombre es tan magullada, machacada y maltratada de igual manera que los genitales.
    Las faldas para los señores les favorecen por su comodidad, su calidad de vida. Desde luego que las minifaldas no les favorcen para nada

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top