Sherlock Holmes, hijo de Edimburgo

Sherlock Holmes

Edimbugo ha sido el lugar en el que han nacido importantes personajes literarios. En anteriores ocasiones os hemos hablado de como en las bares universitarios nació Harry Potter de la pluma de J. K. Rowling o como Robert Stevenson ideó el mundo de La Isla del Tesoro o el enfermo bipolar más importante de todos los tiempos, el doctor Jeckyll y Mister Hyde desde su casa de la vieja ciudad de Edimburgo.

Pues aún nos queda otro quizás más importante. ¿A que os suena el nombre de Sherlock Holmes? Pues no, no es inglés, sino un escocés de pro, aunque su autor situara su casa en la londinense Baker Street.

El detective de ficción más famoso de todos los tiempos es una creación del autor edimburgués Sir Arthur Conan Doyle, quien desarrolló su gran amor por contar historias en la Universidad de Edimburgo. Allí estudió medicina y no sólo aprendió el arte de la deducción, sino que también conoció al hombre que sería su inspiración para Sherlock Holmes, un médico llamado Joseph Bell.

Conan Doyle estudió medicina, aunque ejerció esta profesión durante poco tiempo y no destacó en ella, pero sí le sirvió para tomar la inspiración para conocer peculiares métodos con los que el detective literario resuelve sus casos. El profesor Bell era un experto en el uso del razonamiento deductivo a la hora de diagnosticar enfermedades y él decidió usar los mismos principios para la creación de su famoso Sherlock Holmes.

Aunque no se le recuerda como médico Doyle es recordado como escritor de suspense y en su honor se levantó una estatua en bronce de Sherlock Holmes en Picardy Place, lugar de quedada de muchos escoceses, al igual que ocurre en Madrid con El oso y el madroño. La pieza, esculpida y moldeada por Gerald Ogilvie Laing en el castillo de Kinkell (Sutherland) en 1989, se encuentra muy próxima a la casa en la que nació el literato.

La estatua muestra al famoso detective de ficción reflexionando acerca de la muerte de su autor. Inscritas en su pipa, se pueden leer las palabras Ceci n’est pas une pipe o, lo que es lo mismo, esto no es una pipa. Al otro lado de la calle, podrás visitar el agradable pub Conan Doyle, que toma nombre del padre de Sherlock Holmes y donde se puede encontrar una gran colección de recuerdos, imágenes y libros de este gran detective.

Foto Vía Gary Thomson

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. myriam dice:

    gracias Noelia por tus comentarios; estoy disfrutando ya por adelantado de mi viaje a Escocia; los lugares y los personajes me van a resultar “mas cercanos”, como “de toda la vida”, gracias a la simpatica manera en como los describes!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top