El fantasma del palacio de Holyrood

Holyrood

En anteriores ocasiones os hemos hablado de los muchos castillos que hay en Escocia y las leyendas que viven entre sus muros. Hoy vamos a hablaros de otro tipo de edificación real que cuenta con una suculenta y sangrienta historia a sus espaldas, como no.

Se trata del palacio de Holyrood, en Edimburgo y el que fuera hogar escocés de la reina Elizabeth. Pero vamos a centrarnos en otra época más avanzada, en la María Estuardo, la reina esocesa por excelencia y a quien se atribuye buena parte de responsabilidad en que haya un fantasma en el edificio que, a día de hoy, aún se deja sentir.

Según cuenta la leyenda, el alma errante que camina por los pasillos de Holyrood es la de David Rizzio, quien fuera amante de la monarca: Su esposo, sir Darnley, se enteró de la noticia y no pudo soportar los celos que le entraron y fue contra si enemigo sentimental y le apuñaló entorno a unas sesenta veces. Los testimonios de huéspedes que visitan el palacio hablan de que los fenómenos paranormales se suceden en la misma habitación en la que el rey mató al amante de la reina.

La gente afirma sufrir insoportables dolores de cabeza cuando se encuentran en ese lugar. Pero parece ser que el fantasma de Rizzio no se conformó con esto y hace unos treinta años un vigilante de seguridad sintió que bajaba la temperatura de la habitación de un modo brusco y escuchó pasos. Además, en los últimos años se han sucedido toda una serie de desgracias en el palacio que todo el mundo achaca al fantasma del amante de María Estuardo.

Entorno a la propia reina circularon en su época varios rumores acerca de su ligereza de cascos. A día de hoy no se sabe si son ciertos, pero tampoco se le recriminan dado el cariño que los escoceses tienen a María Estuardo.

Además, ha habido sucesos que confirman estos cotilleos, dado que en la antigua garita de los guardias, un pequeño habitáculo situado a la entrada del palacio y separado del edificio, se encontró hace unos cuantos años una joya de gran valor que, por lo que parece, perteneció a la reina. Las explicaciones que se han dado a este respecto es que a María Estuardo podría habérsele caído el anillo mientras mantenía un encuentro amoroso con uno de sus amantes y que no fue descubierto hasta siglos más tarde.

Por otra parte el palacio de Holyrood está lleno de pasadizos secretos, sótanos y túneles, incluyendo uno que se cree servía para conectarlo con el castillo de Edimburgo. La leyenda cuenta que el rey dio orden a un soldado de confirmar si esto era cierto.  Se perdió y quedó allí para siempre. Hoy en día hay quien se queda inmóvil de miedo al escuchar entre las frías paredes una triste canción, que, según dicen, entona el malogrado soldado.

Tags: , , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top