Kirkudbright, la ciudad de los artistas

Kirkudbright

No dejo de recordar los pequeños pueblos de la costa suroeste de Escocia. Hoy precisamente volvía a contemplar las fotos de Kirkcudbright, un pueblo en Stewartry, a pocos kilómetros de la carretera principal A-75 y la autopista M-6, que conecta con las rutas en ferry hasta Irlanda del Norte.

A Kirkcudbright llegaron muchos artistas a finales del XIX y principios del XX, atraídos por la belleza escénica del lugar. El pueblo fue un antiguo asentamiento, que ya se cita en 1330, y tiene fama de haber sido visitado de vacaciones por el rey James I. Después de un tiempo de pobreza, comenzó a ser conocido entre los círculos de artistas, por su indudable belleza.

Tanto la ciudad de Kirkcudbright como su puesto están dominados por el Castillo de McLellan, del siglo XV. Situado en el centro de la ciudad, fue construido como la residencia de un noble y no como defensa. A pesar de estar en ruinas, es un lugar muy interesante de visitar. Abre diariamente de abril a septiembre de 09.30 a 17.30 horas, y la entrada es de 3,70 libras para los adultos.

Para saber algo más de la ciudad y de sus alrededores, podéis acercaros al Museo de Stewartry. Tiene más de un siglo de antigüedad, y abarca toda la historia de esta parte oriental de Galloway, con un enfoque en la historia social de la región durante los siglos XVIII y XIX. La entrada es gratuita, y los horarios varían un poco según la época del año.

Nos vamos ahora hasta Broughton House, en High Street, la casa del artista Hornel, que se mudó allí en 1901. Esta casa del siglo XVIII está llena de cuadros del pintor, que lo legó todo a la ciudad tras su muerte. Cuenta además con un precioso jardín, y podéis visitarla todos los días de abril a septiembre, al precio de 5,50 libras para los adultos. El jardín abre sólo en febrero y marzo.

Ya que hablamos de arte, es recomendable visitar el Tollbooth Arts Centre, una antigua cárcel del siglo XVII, que hoy alberga un centro de exposiciones. Allí veréis las obras de los artistas que han vivido en la ciudad. La entrada es gratuita y está abierto todo el año.

En los alrededores de Kirkcudbright también podéis visitar, además de las playas de la costa de Solway, la Central Eléctrica Hydro Tongland o el Castillo de Threave, que se halla en una preciosa isla con un lago, y al que sólo se puede llegar en barco.

Foto Vía Mark Devin Portfolio

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top