Sweetheart Abbey, una historia de amor en Escocia

Sweetheart Abbey

El suroeste de Escocia está salpicado de abadías en ruinas, pero quizás ninguna encierre una historia de amor tan bella como la de Sweetheart Abbey. Esta abadía está situada en el pequeño pueblo de New Abbey, a unos diez kilómetros al sur de Dumfries, en la pintoresca carretera de la costa de Solway, ideal para una escapada romántica de San Valentín.

La abadía fue fundada por Lady Devorgilla de Galloway. Nacida en 1210, fue hija de Alan, señor de Galloway y bisnieta del rey David I de Escocia. Sus descendientes se convirtieron en los reyes de Escocia y ella misma, en el momento de su muerte, estaba muy cerca de la línea de sucesión al trono escocés.

Todo esto significa que Devorgilla era un personaje muy importante e influyente en su época. Era un tiempo en el que la mayoría de los matrimonios se realizaban por alianzas políticas y económicas. A pesar de todo, la historia no nos ha llegado a revelar nunca las razones de su matrimonio con John Balliol. ¿Un matrimonio de conveniencia o por amor?, ¿qué pensáis que fue?…

No se sabe la fecha exacta de su matrimonio. Lo que sí se sabe es que tuvo nueve hijos, entre ellos un tal John Balliol, que más tarde sería rey. Pero, la desgracia hizo que John muriera en 1268, dejando a Devorgilla sumida en la desesperación. No podía soportar estar sin él, por lo que ordenó sacarle el corazón al cadáver de su marido, para tenerlo para siempre en un ataúd de marfil y plata.

El recuerdo duradero de Lady Devorgilla se convirtió en la abadía cisterciense de Sweetheart, que fundó al sur de Dumfries, cinco años después de su muerte. Cuando Devorgilla murió en 1290, a la edad de 80 años, fue enterrada en el mismo ataúd en el que se encontraba el corazón de su marido. Los monjes que llegarón a la abadía le pusieron el nombre de Sweetheart, en honor a ella y a su gran amor.

Hoy en día la abadía está en ruinas, pero se respira un ambiente mágico que nos traslada a los siglos XIII y XIV. A excepción del techo, lo demás permanece intacto. A pesar de que muchas dependencias monásticas han desaparecido, no es difícil imaginar lo que fue una vez esta iglesia. Desgraciadamente, la tumba de Devorgilla, con su efigie de piedra, fue destruida durante la Reforma. De todas formas, los monjes construyeron una más tarde y hoy, sin cabeza, se puede ver en el crucero sur.

Si queréis una escapada romántica estos días, nada mejor que Sweetheart Abbey en Escocia, una de las historias de amor más bonitas que jamás os hayan contado.

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top