Turner en la National Gallery

Turner

La llegada del año nuevo supone la vuelta a varias tradiciones escocesas. Al margen de las celebraciones lúdicas o las opíparas comidas y cenas que se organizan en todo el país, hay otro tipo de eventos que se pueden disfrutar después de que se hayan acabado las celebraciones navideñas. Una de ellas es el regreso de Turner a la National Gallery de Edimburgo, algo que se repite todos los primeros de año. En esta ocasión puede disfrutarse de su obra desde el pasado 1 de enero hasta el próximo 31.

Las acuarelas de Turner han sido cedidas por Henry Vaughan, quien almacena gran parte de su legado. Las obras en cuestión abarcan una larga duración de la carrera de Turner, desde sus primeros planos topográficos a bocetos atmosféricos de la Europa continental. Los trabajos fueron elaborados desde la década de 1830 a la de 1940.

El hecho de que las obras puedan verse durante este tiempo en la National Gallery de Edimburgo no es algo aleatorio ni que tenga que ver con la celebración del nuevo año. El propietario de la colección de Turner considera que la obra sólo debe ser expuesta de este modo en enero, dado que es cuando la luz natural es la más débil, por lo que no se desvanecerá en el momento de exposición. De este modo se consigue que las obras conserven su brillo natural y los colores luminosos.

Y es que Turner fue conocido durante el pasado siglo por ser capaz de plasmar los paisajes de Gran Bretaña en obras de arte, otorgándoles una atmósfera particular a todos y cada uno de sus cuadros. Y es que su uso experimental de la acuarela y los aceites lo convirtió en un precoz artista, uno de los más destacados, al ser capaz de obtener impresionantes efectos, atrayendo la crítica contemporánea y la alabanza.

Ahora, y durante un tiempo limitado, todos podemos observar estos increíbles matices en la National Gallery de Edimburgo. Uno de los factores a reseñar de esta exposición es que, al igual que ocurre con todas las muestras de museos públicos del Reino Unido, la colección de Turner es de acceso totalmente gratuito, por lo que merece la pena más aún si cabe darse una vuelta por ella.

A pesar de que la exposición es temporal, con motivo de la presencia de obras de Turner en la National Gallery de Edimburgo la tienda de la sala de exposiciones cuenta con numerosos souvenirs que permiten recordar para siempre la muestra del pintor británico.

Foto Vía NationalGalleries

Tags:




1 comentario

  1. Aplaudo la idea de que la coleccion de acuarelas de VAUGHA en Emburgo, sólo pueda contemplar en el mes de enero. Tiene esta Fundación una importante colección de acuarelas del pintor Isidro Parra, y siempre hemos tenido la lucha de aconsejar que una acuarela nunca debe estar colgada frente a una ventana, y la verdad es que cuesta mucho trabajo lograr que se coloque con una luz de penumbra.El refinamiento no está en colocarla encima de la chimenea del salón.Gracias National Gallery

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top