Las ruinas de la Catedral de Elgin

Catedral de Elgin

Nada más poner pie en los alrededores de la Catedral de Elgin, el primer pensamiento que se nos viene a la mente es trasladarnos 700 años atrás, y preguntarnos cómo se pudo construir tal maravilla en aquella época. Esta catedral, situada en el pueblo de Elgin, en el condado de Moray es un bellísimo recuerdo de la arquitectura de la Edad Media escocesa.

La primera iglesia de Elgin se cree que se construyó en algún momento del siglo XIII, pero en ese mismo siglo fue destruida por el fuego. El pueblo de Elgin no quería permitir que el fuego les dejara sin una construcción como esta, por lo que en ese mismo siglo XIII construyeron una iglesia mucho mayor que la primera.

La nueva catedral supuso un edificio de más de 90 metros de largo, con ocho capillas, que se conservan hoy. En ese momento era la segunda iglesia más grande de Escocia, tan sólo superada por la Catedral de Saint Andrews.

Con el transcurso de los años, la Catedral de Elgin se vio envuelta en serias dificultades. En 1390, el conocido como el Lobo de Badenoch, que era hijo del rey y excomulgado por la iglesia por sus infidelidades, envió a sus guardias para quemar la iglesia como acto de venganza. Este hecho atemorizó a la población de Elgin, hasta el punto de que muchos de ellos abandonaron la ciudad.

En 1560, el Papa, durante la época de la Reforma, no quiso dar su bendición a la catedral, por lo que la gente se trasladó a un nuevo lugar de culto. Desde ese momento la catedral sufrió un abandono absoluto. Tanto es así que, en 1711, el deterioro de la catedral fue tal que se derrumbó parte de la torre, llevándose consigo gran parte de la nave.

En 1807 un zapatero local fue contratado para vigilar la catedral. Su nombre era John Shanks, y consiguió asesorar al concejo de la ciudad para detener el tremendo deterioro en el que se encontraba ya la catedral.

Hoy en día los turistas pueden visitar una de las ruinas más impresionantes de Escocia. Al visitarla reviviréis la historia de este país, además de ser una de las vistas más románticas que se pueden tener. Tumbas antiguas y un cementerio también se pueden visitar. Nosotros no pudimos dejar de pasar por él para rendirle culto a aquella persona que logró salvar el tesoro que hoy vemos. Su nombre, John Shanks.

Foto Vía Capper Online

Tags: ,




1 comentario

  1. Cecilia Bruzzone dice:

    fui a escocia edimburgo en el año 2010 y quiero volver ya que me quedaron muchísimas cosas por ver. quiero me envíen promociones para viajar a escocia desde uruguay

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top