Kyleakin, la entrada a la isla de Skye

Kyleakin

La isla de Skye es una de las más conocidas y bonitas de todas las Hébridas y, por lo tanto, de todos los archipiélagos escoceses. Además, y dada su importancia, es una de las pocas que tiene acceso rodado mediante un gran puente que se instaló hace unas décadas.

Además, se puede llegar a ella también mediante transporte terestre o aéreo. Sin embargo, hoy vamos a centrarnos en llegar a Skye en coche, algo para lo que hay que pasar por Kyleakin, una pequeña localidad que ha sido conocida por los turistas precisamente por eso, por ser la puerta de entrada a Skye.

El puente parte desde Kyle of Lochalsh, en tierra firme, hasta el primer pueblo de Skye. Primero hubo que pagar un peaje, pero tras las sucesivas negativas de los escoceses, conocidos por su tacañería, a pagar por ello acabó suprimiéndose.

Kyleakin es una pequeña localidad que, como casi todas las de este estilo en Escocia, cuenta con un encanto singular y al llegar a ella se respira una tranquilidad como en pocos. Probablemente sea por eso por lo que son muchas las familias locales que han adoptado una o dos habitaciones de su casa para convertirlas en bed and breakfast de lo más coqueto. A lo largo de la calle principal de la localidad se extiende toda una hilera de viviendas pequeñas en las que los vecinos ofrecen alojamiento.

Si pensáis quedaros allí unos días es recomendable que contactéis con los posibles caseros con antelación, porque suelen llenarse rápidamente. No en vano, se trata de un punto de partida idóneo para recorrer la isla de Skye en coche. Además existen tres pequeños y coquetos hoteles que también suelen colgar el cartel de lleno, dado que en los últimos años Kyleakin se ha convertido en lugar de parada de numerosos viajes organizados, con lo que se llena rápidamente sus habitaciones.

Kyleakin

A pesar de la cantidad de visitantes que llega a albergar en la temporada alta apenas se percibe actividad en Kyleakin. La mayor parte de sus habitantes se dedican a la pesca, por lo que durante el día apenas se ve a hombres por la calle, pero al llegar la noche los escasos pubs que hay en la localidad se llenan.

No sólo es recomendable una visita a sus locales, sino también un paseo por sus calles, que os llevarán al pequeño puerto local y a los restos de lo que fuera un castillo. La edificación se encuentra en un pequeño alto, por lo que hay que tener cierta pericia para llegar a él, como hacen los jóvenes de la zona, que suelen reunirse allí a última hora de la tarde.

Amplia esta información en:

La isla de Skye, la más espectacular

Artículos sobre qué ver en la isla de Skye

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top