The Elephant House, donde nacio Harry Potter

The Elephant House

Harry Potter es uno de los personajes literarios más importantes que ha dado Escocia y, sin lugar a dudas, el más querido por propios y extraños. La historia sobre su creación y como su autora, J. K. Rowling, pasó de ser una desempleada que apenas podía llegar a fin de mes a una de las personas más ricas del Reino Unido ha dado también para escribir ríos de tinta. En esa narración tiene mucho que ver cómo fue la gestación del popular mago y todo el mundo que le rodea.

Dados sus escasos recursos la autora ha asegurado en incontables ocasiones que las aventuras de Harry Potter se escribieron en el centro de Edimbugo, en los pubs del entorno de la Universidad. Aún así, hay uno que se ha erigido como el local en el que tuvo lugar el nacimiento del mago y ha convertido este hecho en uno de los reclamos más importantes para atraer visitantes.

Se llama The Elephant House y, ubicado en el número 21 del puente de George IV, llama la atención por el color rojo de su fachada. Además, y por si alguien que pasa por allí no tiene conocimiento de que allí tuvo lugar uno de los acontecimientos literarios más importantes de finales del siglo XX lo recuerdan en una de sus vitrinas con una leyenda.

Sin embargo, en su interior no hay nada que nos haga pensar que allí nació Harry Potter, salvo por el hecho de que se ha convertido en uno de los cafés más visitados por escritores noveles que, quizás, se acerquen a el, esperando tener la misma suerte que en su día tuviera J. K. Rowling y convertirse en un autor de bestsellers. Es frecuente encontrarse a gente escribiendo en su portátil mientras disfrutan de un café (uno de los productos estrella del local) y a otros leyendo, aprovechando de vez en cuando para lanzar una mirada por la ventana y otear desde abajo el castillo de Edimburgo.

Las primeras líneas sobre Harry Potter se escribieron en una cafetería popular de la zona universitaria de Edimburgo, entre jóvenes que iban a comprarse un trozo de tarta o a tomar un bocadillo entre clase y clase. Sin embargo, para poner punto y final a las aventuras del joven mago J. K. Rowling escogió otro lugar, mucho más refinado, de la capital escocesa. Lo hizo en la habitación 552 del hotel Balmoral, el más lujoso de la ciudad y ubicado en la Princess Street que, desde entonces, ha rebautizado a esta suite con el nombre de la autora. Quien quiera pasar una noche allí deberá pagar unas 1.000 libras. Un café en The Elephant House no supera las dos libras.

Foto Vía Flickr

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top