Kirkcaldy, la misteriosa joya de Fife

Kirkcaldy

Kirkcaldy, situada al este de Escocia, se encuentra en el condado de Fife. Se trata del mayor lugar que nos podemos encontrar entre Dundee y Edimburgo. Su nombre se cree que significa el lugar de la dura fortaleza. Los escoceses siempre la han conocido como el pueblo largo, ya que su calle principal mide casi dos kilómetros.

A pesar de todo, el desarrollo de la ciudad no se produjo sino seis kilómetros más adelante. La fundación de Kirkcaldy tuvo lugar después de los monjes compraran unos terrenos para construir una abadía. Nada más construirse, se originó la ciudad a su alrededor. Kirkcaldy pronto comenzó a prosperar en el ámbito de la sal y los textiles.

En el siglo XIX comenzaron a llegar otras industrias, como la de la harina, el carbón y la impresión. Después de la Segunda Guerra Mundial se completó un nuevo plan de vivienda, por lo que la ciudad creció mucho. En Kirkcaldy encontraréis una galería de arte, algunos parques y una de las calles más largas de Europa. Nada mejor que pasear por ella y disfrutar de lo que podemos ver.

No sólo podéis encontrar viejas iglesias en la zona, sino también algunos castillos. Por ejemplo, os aconsejo una visita al Castillo de Ravenscraig, parada imprescindible si estáis por los alrededores. El centro histórico de Kirkcaldy también debe ser visitado. De él tomaréis, a buen seguro, muchas fotografías.

Kirkcaldy es otra de las ciudades escocesas llenas de historia, una más de esas que todos deberíamos ver alguna vez en nuestras vidas. Hacer planes para viajar por Escocia y apuntar en vuestra lista Kirkcaldy, os encantará.

Foto Vía Flickr

Tags: , ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top