El Castillo de Crichton en Edimburgo

Castillo de Crichton

Puede parecer increíble, pero a unos 25 kilómetros del centro de Edimburgo hay una extensión amplia de tierra, en el valle del río Tyne, donde nada ha sido construido por el hombre en los últimos 500 años. Todo lo que se ha construido aquí ha sido el Castillo de Crichton, una estructura casi en ciernes, con su iglesia colegiata en medio del bosque.

La iglesia, que data de 1449, está muy bien conservada. Consta de una única nave, desde la que se puede ver el castillo, a unos 500 metros hacia el oeste.

La primera torre que se construyó en Crichton data de 1400, y tenía unos 25 metros de altura, no 15, como vemos ahora, habiendo sufrido alteraciones posteriores. En 1450, William Crichton reparó, consolidó y amplió el castillo. La mayor parte de lo que se ve hoy fue construido por él. La ya existente casa torre fue complementada con tres más, rodeando un patio, y una torre de seis pisos al suroeste. William Crichton fue también quien construyó la colegiata.

Pero, después de muchos trabajos en el castillo, William se vio obligado a huir de la fortaleza, cuando fue sitiada por Jaime III en 1483, tras haber conspirado contra el propio monarca. El rey le dio el castillo y sus tierras a Sir John Ramsey y le dió el título de Señor de Bothwell. Pero Ramsey también traicionó al rey, y perdió el castillo. Esta vez cayó en manos de Patrick Hepburn, Señor de Hailes, quien también se convirtió a su vez en Señor de Bothwell.

El título de Señor de Bothwell fue retirado del castillo en 1567, y en 1581 la fortaleza pasó a manos de Francis Stewart, nieto del tercer conde. Francis estaba muy influido por sus viajes por Europa y transformó el castillo en un palacio renacentista. Fue el responsable de la reducción de altura de la casa torre y dividió las habitaciones de la casa.

La característica más notable de su trabajo de restauración fue el diamante en piedra roja que talló en 1580 sobre la fachada norte. Esta es una pieza impresionante de la arquitectura de estilo italiano, y hoy se ha convertido en uno de los símbolos del Castillo de Crichton.

Foto Vía Flickr

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top