Recuerdos que traerse de Escocia

Milla Verde, Escocia

Cuando vamos de vacaciones siempre lo hacemos con la promesa de que traeremos regalos a amigos y familiares. Normalmente comprar un souvenir resulta fácil, ya que nos encontramos una tienda de recuerdos en prácticamente todos los lugares turísticos a los que vamos. Eso supone, asimismo, un peligro, ya que podemos caer en los tópicos.

Y ¿qué hay más típico que comprar un kilt de pega o una camiseta con la imagen ficticia del monstruo del lago Ness? Mi sugerencia es no lanzaros a la primera tienda de souvenirs que encontréis y esperar un poco, ya que en ocasiones pueden encontrarse regalos más que interesantes.

Para empezar deciros que en mi reciente visita a Escocia no me encontré ni una sóla camiseta para adulto con un Nessie dibujado, algo que me llamó la atención teniendo en cuenta que me recorrí casi todas las tiendas de souvenirs cercanas al lago.  Mejor dicho, no encontré muchas camisetas típicas de ‘Alguien que me quiere ha estado en Escocia y me ha traído esta camiseta’, pero sí económicos polos de equipos de rugby, deporte popular por aquellas tierras, y que suele gustar, a quien se la regalan, bastante más que otras más típicas.

Siguiendo en el mundo de la moda es fácil pensar en un chico que hayamos dejado en casa y que resultaría gracioso verle con un kilt. En la Milla Verde, una de las calles comerciales de Edimburgo, se pueden encontrar de todos tipo y, evidentemente, de todos los precios. Si queréis comprar un kilt auténtico, con pura lana y de los que se pondría un escocés el precio puede llegar a superar los 500 libras pero, para hacer pasar un buen rato puede serviros con los que cuestan poco más de 20 libras.

Los jerseys hechos con cachemir también son propios de Escocia, al igual que las bufandas. Y aunque penséis que en verano no os encontraréis con ninguna de estas prendas estáis equivocados, ya que en pleno mes de junio yo me encontré con escaparates llenos y llenos de prendas de lana.

Huyendo de los típicos souvenirs, y algo que me llamó mucho la atención, es la cantidad de plata con la que trabajan. Utilizando los símbolos celtas crean todo tipo de joyas, desde pendientes o brazaletes hasta abrecartas o elaborados broches. Su precio, en contra de lo que pueda parecer, es muy asequible, incluso podría decirse que resulta más barato que si lo compráramos aquí.

Siguiendo con los tópicos olvidaros de comprar té en Escocia. No es que no lo consuman tanto como en la vecina Inglaterra, sino que tienen mucho más que ofrecer, gastronómicamente hablando. Sus galletas de avena, chocolates o salsas son una auténtica delicia para el paladar y se envasan de tal modo que es fácil llevarlas a casa cuando regresemos.

Los típicos libros para turistas, en los que se amplía la información sobre los lugares que visitamos, son también un buen recuerdo y, sobre todo, económicos, ya que por menos de cinco libras podréis haceros con casi todos los que se ofrecen en las tiendas de recuerdos. El único problema que tienen es el idioma, ya que no suelen editarlos en otros lenguajes que no sean el inglés.

Al margen de este pequeño catálogo que os he expuesto existen numerosos peluches de Nessie, bolígrafos con un escocés colgando de la tapa o imanes para la nevera con imágenes de los parajes turísticos así que las opciones, a la hora de comprar un souvenir, típicas o no, son muchos.

Sigue leyendo en:

El origen del kilt

De compras en Edimburgo

Tags: ,




2 comentarios

  1. hey dice:

    hola, no me ha quedado donde se puede adquirir el kilt po un poco mas de 20 libras y tampoco los polos de rugby

  2. Noelia Rodríguez dice:

    Hola,
    en cualquier tienda de souvenirs que hay en las principales calles de Edimburgo. Los más baratos suelen estar en las de la Milla Real.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top