Un fantasma español en el castillo de Eilean Donan

Castillo de Eilean Donan

La historia de Escocia está salpicada de leyendas, crímenes atroces e historias de lo más variopintas. Se mantienen en pie muchos de sus castillos y cada uno de ellos cuenta, como si de un título propio se tratase, con su propio fantasma, sino más. Son tan famosos y numerosos que, incluso, han constituido en si mismos una atracción turística en Edimburgo: el Mary Kings Ghost Fest.

Sin embargo los condados ajenos a la capital escocesa cuentan con sus propias historias, llegando a ser de lo más interesantes. Normalmente los espíritus que permanecen en los edificios han sido los reyes o nobles del país, pero en Eilean Donan nos podemos encontrar con un fantasma muy singular, ya que es español, a la vez que querido por los lugareños, ya que su historia demuestra el amor que sentía por el lugar.

A primeros del siglo XVIII los escoceses mantenían una de sus muchas batallas contra los ingleses por mantener la independencia. Los locales contaban a su favor con el apoyo de fuerzas extranjeras entre, las que se encontraban, los españoles. Así, una flota nacional llegó al castillo de Eilean Donan, que trataba de proteger el lugar. Pero los ingleses los pillaron desprevenidos y una noche llegaron por sorpresa, rodearon el castillo y a sus inquilinos no les quedó otra que saltar al mar y tratar de salvar la vida, dado que habían roto la comunicación entre la isla y tierra firme.

Todos los presentes se encomendaron a su dios y saltaron por las ventanas con la única esperanza de nadar lejos de los navíos británicos. Los soldados escoceses y españoles hicieron todos lo mismo, sin siquiera llegar a plantar cara al enemigo y perecieron en la batalla de Glen Shiel. Todos menos uno, un capitán de navío español quien, según cuenta la leyenda, se negó a abandonar Eilean Donan, así que permaneció en el interior mientras los británicos lo bombardeaban sin piedad y dejaban reducido a apenas unas cuantas piedras pesadas.

Se dice que el capitán español pereció entre los muros del castillo y que por ello su espíritu campa errante por las habitaciones del recinto, que ha sido reconstruido con mucho esmero. Dicen los vigilantes actuales del castillo, también, que el fantasma resulta un tanto juguetón y que le gusta crear confusión entre los visitantes que se acercan hasta allí, con una excepción: los españoles, a los que les deja disfrutar tranquilamente de la visita.

Lee más en:

El castillo de Eilean Donan

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. erika dice:

    Preciosa historia ¡¡ Me encataría vivir en las highlands, pero esta un poco complicado, no conozco a nadie allí y las posibilidades de poder establecerme cada vez son menores jajaja.
    Pero aun así, adoro las highlands ^^

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top