La Isla de Coll, la hermosa calma de las Hébridas

Isla de Coll

La Isla de Coll, con sus árboles y su viento, ofrece los placeres más esenciales de la vida. Es un lugar muy tranquilo, en comparación con el hacinamiento de otras islas. Realmente, no hay mucho que hacer aquí, a no ser que demos un paseo por ella, disfrutando de sus playas desiertas y sus largas horas de sol. El turismo no es algo de lo que presuma la isla de Coll. Incluso el alojamiento es escaso.

El ferry Calmac va desde Oban al único pueblo de la isla, Arinagour, donde vive la mitad de la población de la isla. Allí encontraréis una oficina de correos, alquiler de bicicletas, una gasolinera, tiendas y una cafetería. No hay transporte público, pero sí un taxi. La isla sólo tiene 20 kilómetros de largo y seis de ancho, y la mejor manera de moverse por ella es a pie o en bicicleta.

Las mejores playas de Coll son las que se hallan en la costa oeste, en Killunaig, Hogh Bay y Feall Bay. Esta última está separada de la cercana Bahía de Crossapool por dunas gigantes de hasta 30 metros de altura. Allí viven unas preciosas codornices.

Muy cerca, en Loch Breachacha, se halla el restaurado castillo medieval de Breachacha, construido por Macleans de Coll. El castillo abre varias veces al público, y para saber qué fechas está disponible hay que consultar con la Oficina de Turismo de Oban.

Vale la pena tomar un paseo hasta Ben Hogh, el punto más alto de la isla, con algo más de 100 metros de altura. Desde aquí se pueden obtener magníficas vistas a Hogh Bay, en la costa oeste. La costa este, desde Arinagour a Sorisdale, es un desierto deshabitado, ideal para los amantes del senderismo. En Claid, a tres kilómetros de Arinagour, hay otras playas excelentes para la pesca y el golf.

Para dormir, tenemos en Arinagour el Coll Hotel, un alojamiento familiar con un buen restaurante, centro social de la isla. En la bahía de Breachacha se halla Garden House, un camping abierto desde abril a octubre.

Cómo llegar

Hay un ferry que va desde Oban a Coll, y que tarda 2 horas y 40 minutos. Hay otro ferry desde Tiree, que tarda 55 minutos. Ambos ferrys hacen el trayecto una vez al día, los lunes, martes, miércoles, viernes y sábado. El billete de ida de Coll a Tiree cuesta 11,40 libras, y 65 libras si llevamos coche.

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top