Geografía de Escocia

Lago Ness en Escocia

El paisaje de Escocia es un paisaje de enormes contrastes. Todos aquellos que hemos tenido la oportunidad de verlo lo hemos hecho con asombro y admiración. Desde siempre, el paisaje de Escocia ha sido admirado por muchos.

Uno de los primeros estudios de los paisajes escoceses lo hace Tácito, historiador romano que vivió y escribió durante el siglo I. Sorprendentemente, sus descripciones son muy precisas. Describe Escocia como un paisaje de tierras irregulares que bordean la costa, en forma de cuña.

Escocia se encuentra aproximadamente en la misma latitud que Noruega. A pesar de ello, su clima no es tan frío, sino bastante más suave, lo suficiente para que sus costas se mantengan libres de hielo durante los meses de invierno. Esta temperatura suave se consigue gracias al fenómeno conocido como circulación termohalina, más conocida como Corriente del Atlántico Norte.

El agua caliente proveniente del Golfo de México circula a través del Océano Atlántico. La mezcla con el agua del Ártico hace que el fondo marino se enfríe. Es por ello que las aguas llegan a una temperatura templada a las Islas Británicas, volviendo al Golfo de México para ser recalentada.

Islas de Escocia

Una de las grandes características del paisaje de Escocia es el agua. El país, junto con sus islas y estuarios, se compone aproximadamente de 10.000 kilómetros de costa. Tiene alrededor de 800 islas, de las cuales sólo 130 están pobladas. El paisaje del norte de Escocia está dominado por el mar y los lagos, y muchos de ellos pueden penetrar hasta 50 kilómetros en el interior del país.

En total hay aproximadamente 3000 lagos, que junto con otros cuerpos de agua interiores, cubren más del dos por ciento de la masa terrestre de Escocia. En las Highlands el porcentaje sube hasta el cinco por ciento. Por el contrario, Inglaterra, por ejemplo, solo llega al uno por ciento.

Otra característica del paisaje de Escocia es su escasez de árboles. Hace unos 100.000 años, Escocia estaba enterrada en una gruesa capa glacial. Los árboles regresaron después de varios miles de años, y hace 6000 años la región estaba densamente forestada. Sin embargo, en las últimas generaciones, la actividad humana, tanto los incendios, la construcción de viviendas y otros procesos naturales como la erosión, ha dado lugar a la intensa deforestación de Escocia.

La mayor parte de las formaciones rocosas de Escocia no han cambiado mucho con respecto a la época romana. Concretamente, las rocas de la costa oeste han sufrido mucho menos la erosión que los de la costa este y norte. Una gran proporción de la costa norte y este se compone de piedra arenisca relativamente suave.

Para un país como Escocia, el alquilar un coche puede que sea la mejor opción para conocer cada uno de esos rincones misteriosos y nostálgicos del país. Con él, lugares como Inverness, como las islas Skye, o recorrer las grandes ciudades como Edimburgo o Glasgow, nos permitirá mejor conocer la geografía escocesa.

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top