81 años de la primera fotografía de Nessie

La primera fotografía de Nessie en 1934

En abril de 1934 se publicó la fotografía que veis arriba, la primera instantánea tomada del célebre monstruo del Lago Ness, Nessie. Desde entonces, la imaginación de las personas y la recreación popular de la imagen de la legendaria criatura marina, han sido suficientes para crear la leyenda del Monstruo del Lago Ness. Hoy se cumplieron 81 años de esta primera fotografía.

Desde entonces, miles de turistas comenzaron a acudir a orillas del lago. Los debates sobre la existencia o no de Nessie aún continúan. ¿Qué sería del Lago Ness sin la existencia de Nessie?. Las carreteras que bordean el lago se llenan cada verano de turistas, deseosos de contemplar si el agua se mueve de una forma extraña en algún punto. Así que, si deseáis contemplar el lago con tranquilidad, os aconsejamos que lo hagáis en otros meses que no sea verano.

El paisaje de las Highlands es un reguero de torrentes y montañas de niebla , de las que a veces aparecen algunos ciervos. Podemos empezar nuestra visita en Fort William, dirigiéndonos al norte. Fort Augustus es una pequeña ciudad a orillas del Lago Ness, y cuenta con uno de los mejores hoteles de la zona, el Lovat Arms. Sus habitaciones son muy acogedoras, con televisiones de pantalla plana y vistas al lago. El estilo victoriano, con elegantes sofás y chimeneas, es ideal.

En esta ciudad podemos, en su Oficina de Turismo, hacernos con mapas de la zona, recorriendo la carretera que serpentea por todo el Lago Ness. Cruzaremos pequeños pueblos y montañas, picos escarpados en donde sopla un fuerte viento. El pálido sol de invierno se refleja en el lago como en un fiordo noruego.

Desde Fort Augustus se puede hacer un recorrido en barco. El Castillo de Urquhart, del siglo XVI, asoma sobre el lago como un fantasma en la niebla. El tamaño del lago es tan grande como para drenar todo el agua del Reino Unido. El capitán del barco apenas hablar de Nessie, lo que nos calma, habida cuenta de la niebla que abraza la superficie del agua, dando algo de miedo.

En Drumnadrochit, en la ribera occidental del Lago Ness, encontramos el Loch Ness Centre, un paseo-exposición que nos describe y mos muestra las primeras fotografías del mito. En todas ellas nos dicen que son falsas alarmas, aunque tampoco se nos habla que sean fenómenos naturales.

Desde allí podemos dirigirnos a Glen Affric. El extremo oriental de este parque natural es un denso paisaje de pequeños valles, pequeños setos y pueblos de piedra. Caminando a orillas del río Affric llegamos al pueblo de Tomich, con un hotel victoriano. De sus paredes cuelgan antiguas fotografías y botellas de whisky de malta. Desde allí obtenemos el último vistazo al misterioso y legendario Lago Ness.

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top