New Lanark, el pasado industrial de Escocia

New Lanark

New Lanark debe ser un destino imprescindible en Escocia. Se trata de uno de los lugares históricos más interesantes de visitar en Escocia, además de contar con un maravilloso entorno natural. La ciudad y las fábricas de algodón de New Lanark, en South Lanarkshire, se asientan sobre un profundo y frondoso valle en la parte alta del río Clyde, a poca distancia de sus cataratas.

New Lanark cuenta con muchos y bellos edificios de piedra, que sorprende al mezclarse con la belleza natural que le rodea. Estos edificios serví­an para alojar a los trabajadores de las fábricas de algodón, en un estilo tan popular en Escocia.

Hoy en día nos parecerían condiciones de vida infrahumanas. Sin embargo, hay que recordar que cuando se construyeron, en 1785, se convirtieron en un modelo de pueblo, que ofrecía unas condiciones mucho mejores de lo que se podí­a esperar de cualquier pueblo de trabajadores de Gran Bretaña. De hecho, muchas de las 2500 personas que vivían allí habían llegado de peores condiciones en barrios de Glasgow y Edimburgo.

Aunque inicialmente fueron construidas por el líder industrial David Dale,más tarde pasaron a manos de su yerno, Robert Owen. Owen era un reformador social que quería demostrar al mundo que era posible conseguir grandes beneficios de la industria sin que sus trabajadores vivieran en la miseria, mal pagados y en condiciones de vida pésimas.

Aparte de pedir el aumento de los salarios, exigían que los niños menores de 10 años fueran a la escuela en lugar de a trabajar, organizaron servicios médicos, un vivero y educación de adultos, así­ como garantizar un buen nivel de vida saludable.

La fábrica prosperó, los trabajadores estaban felices y sentían un enorme respeto por su jefe. Importantes dignatarios visitaron regularmente New Lanark para conocer la estrategia de trabajo de Owen. Sin embargo, Owen no era muy popular entre los demás empresarios, quienes no veían ninguna ventaja en la abolición del trabajo infantil o en el recorte del horario laboral.

Actualmente se puede ver en New Lanark la gigantesca máquina de vapor de Petrie, que sustituuó a la de agua, y se utilizó hasta 1968. También veremos el funcionamiento de la fá¡brica, y las citas de Robert Owen en la mayoría de los edificios, para hacernos una idea de sus entonces radicales ideas.

Cómo llegar a New Lanark

Se puede ir en coche a New Lanark desde Edimburgo, tomando la carretera A-70 hasta Ravenstruther, y luego la A-743 hasta New Lanark. Desde Glasgow hay que tomar la M-74 hasta Carlisle, y luego la A-73 hasta Lanark.

Por otra parte, existe un enlace ferroviario a Lanark desde Glasgow, con trenes muy frecuentes.

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top