La Península de Ardnamurchan en las Highlands

El Lago Sunnart en Ardnamurchan

Al oeste de Fort William se halla una de las zonas más remotas de las región de las Highlands. Se extiende hacia el sur, desde Loch Ailort hasta la Península de Morvern, y llega hasta el oeste, en la salvaje y hermosa Península de Ardnamurchan. Esta zona es muy solitaria, con un espectacular paisaje de montañas escarpadas, páramos desolados y cañadas casi desiertas, bordeadas por una línea costera de playas de arena blanca y un espumoso mar turquesa. Desde allí tenemos unas maravillosas vistas de las islas de de Mull y Skye.

Se trata de una de las zonas menos pobladas del Reino Unido, debido a que en el siglo XIX fueron desalojadas comunidades enteras de propietarios. Con tan pocas personas viviendo en los alrededores, esta zona es propensa para la fauna silvestre, con una enorme variedad de aves y animales, como los ciervos, los gatos monteses y las águilas. Si tenéis la posibilidad, recorrerla a pie. Hay una serie de senderos en toda la zona.

Uno de los pequeños pueblos que nos encontraremos en Ardnamurchan es Ardgour. Su nombre significa «la altura de las cabras», y aún hoy se pueden ver cabras salvajes en sus alrededores. Ardgour es casi un desierto, semipoblado, rodeado por los lagos Schiel, Eil, Linnhe y Sunnart. El acceso se realiza a través de la carretera sur A-861desde Kinlocheil. También se puede tomar el Corran Ferry hasta las pequeñas aldeas de Corran y Clovulin.

Uno de los pueblos más atractivos de la zona es Strontian, a orillas del lago Sunnart. Este pueblo, curiosamente, dio nombre al elemento químico del estroncio, que fue descubierto en sus cercanas minas de plomo en 1790. Estas minas, hoy abandonadas, fueron las que suministraron en gran medida la munición de las tropas francesas de Napoleón.

Strontian es el asentamiento más grande de la zona, y cuenta con oficina de correos, gasolineras, tiendas, hoteles, cafeterías y restaurantes. A tres kilómetros del pueblo se halla la Reserva Natural de Ariundle, una maravillosa estancia, con recorridos a través de la naturaleza y una cañada que se puede recorrer en 40 minutos.

Justo al este de Strontian, por la carretera A-884, llegamos al sombrío y desolado paisaje de Morvern, una pequeña comunidad remota de Lochaline en Sound of Mull, punto de partida del ferry hasta Fishnish. Cuatro kilómetros antes de Lochaline nos hallamos con las ruinas del Castillo de Kinlochaline y Ardtornish House. En el centro del lago que hay enfrente se halla una isla artificial construida con fines defensivos. Hay muchas rutas senderísticas alrededor de esta zona.

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top