Piedra de Scone, símbolo de la realeza escocesa

Piedra de Scone

En un post anterior os hablamos del Reino de Escocia, que hasta la firma del Acta de Unión con Inglaterra en 1707 poseyó sus propios monarcas. Pues bien, uno de los símbolos que se empleaba en las ceremonias de coronación de dichos reyes era la Piedra de Scone, también conocida como Piedra del Destino o de la Coronación. Conozcamos algo más sobre ella:

Se trata de un bloque hecho en arenisca, que históricamente se conservaba en la abadía de Scone, hoy derruida y sustituida por un palacio del mismo nombre. La historia de esta piedra es sintomática de las difíciles relaciones de poder y enfrentamientos entre escoceses e ingleses, puesto que en el siglo XIII fue capturada por Eduardo I de Inglaterra y trasladada hasta la Abadía de Westminster para emplearla en la coronación de los reyes ingleses. Curiosa paradoja. Para instalarla construyó una silal específica, la «Silla de San Eduardo».

No fue hasta siete siglos después, en 1996, cuando el gobierno británico decidió devolverla a Escocia, donde en la actualidad se puede visitar en el Castillo de Edimburgo, junto con las otras joyas de la corona escocesa.

El empleo de la Piedra de Scone para coronar reyes no es casual: diferentes narraciones míticas le otorgan un origen que se remonta hasta los tiempos bíblicos o faraónicos, según las versiones.  Sean ciertas o no estas leyendas, lo cierto es que al menos desde Kenneth I (847) hasta John Balliol (1296), todos los reyes de Escocia fueron coronados sobre ella.

Un episodio de lo más curioso en la historia de este bloque arenisco tuvo lugar en una fecha reciente, 1950, cuando, coincidiendo con el día de Navidad, cuatro estudiantes escoceses la robaron y emprendieron con ella un viaje hacia Escocia. Para ello tuvieron que arrancarla de la Silla de San Eduardo, lo que provocó que se partiese en dos. Finalmente la abandonaron en la Abadía de Arbroath, ya en territorio escocés, en abril de 1951. Habría que esperar como hemos dicho hasta los años noventa para que finalmente fuese devuelta a Escocia de una manera «oficial» y sin extraños avatares de por medio.

Foto vía Red Ice Creations

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

  1. jose luis hernandez dice:

    Me parece muy interesante el artículo, como dice si no es en realidad la alhomada que utilizó Jacob, al menos se tiene el dato de la coronación de los reyes escoces, considero que la historia es así, de acuerdo a quien la escribe, pero lo relevante es que se encuentre donde se encuentre es un símbolo de poder y de nacionalismo. En México también tenemos lo nuestro,con un tanto de leyenda y un tanto de historia. Felicitaciones a esas dos grandes naciones Esocia y Gran Bretaña.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top