Necrópolis de Glasgow, experiencia inolvidable

La Necrópolis de Glasgow

Colocada sobre una colina por encima de la Catedral de Glasgow, la Catedral de San Mungo, la Necrópolis de Glasgow es el último lugar de descanso de al menos 50.000 personas. Este cementerio victoriano se asemeja mucho al famoso cementerio de Père-Lachaise en París.

La Necrópolis de Glasgow se creó en 1831 por la Casa de Comerciantes de Glasgow. Los arquitectos de renombre, Alexander Geek Thomson, David Hamilton y John Bryce, diseñaron una serie de tumbas y otros edificios en la necrópolis. Ésta presenta numerosos obeliscos, estatuas y pináculos, decorados con ornamentaciones escultóricas y detalles de la mejor calidad, en memoria de los habitantes más ricos de la región que fueron enterrados allí.

La grandeza de la Necrópolis de Glasgow es su testimonio de riqueza experimentada por muchos en la zona durante el siglo XIX.

A la entrada principal se llega cruzando un puente conocido como el Puente de los Suspiros, ya que era el lugar por donde pasaban todas las procesiones fúnebres. El puente cruza el arroyo Molindinar, justo en el lugar donde en el siglo VI San Mungo bautizaba a los cristianos conversos. Las calles del cementerio marchan hacia a rriba a través de unas hileras de tumbas muy decoradas. La cumbre de la Necrópolis la domina una estatua de 62 metros de altura de John Knox, un prominente clérigo escocés, líder de la Reforma Protestante.

La Necrópolis de Glasgow, al ser uno de los cementerios más importantes de Europa, es una verdadera atracción turística. Su valor reside en parte en su contribución al paisaje y su relación con la Catedral de Glasgow, mientras que actúa como un auténtico monumento del pasado. El área que rodea la Necrópolis es un lugar muy agradable y pacífico, en el que pasean los habitantes de Glasgow y sus turistas. En los días claros pueden verse desde aquí el valle del Clyde, las colinas de Cowal, Kyle y Cunninghame.

Existen visitas guiadas a la Necrópolis a través del Heritage Trail. Partiendo desde el Museo de San Mungo, visitando su vida religiosa y su arte, la visita nos llevará hasta el Puente de los Suspiros, recorriendo todos los motivos del cementerio, volviendo nuevamente el museo. Seguro que será una experiencia que no olvidaréis fácilmente.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top