El tartán, un vestuario emblemático en Escocia

Tartan

Hace unas semanas os hablábamos de la influencia de Escocia en la moda de esta temporada. Hoy os traemos la historia de uno de los atuendos típicos del país: el tartán («breacan» en gaélico).

Se trata de esa emblemática tela de lana con cuadros o listas cruzadas de diferentes colores, característica de Escocia y que se registra en la denominada “Scottish Tartan Authority”. Los tartanes, a diferencia de lo que podríamos pensar viendo todas las telas que se denominan  en la actualidad «escocesas», se registran y existen ciertas reglas para su uso. El tartán está formado por diseños a los que normalmente se llama “setts”, que se repiten una y otra vez para originar la tela definitiva.

Durante muchos siglos, el tartán fue la vestimenta diaria de la gente de las Tierras Altas (Highlands), y si bien se empleó también en otras partes del país, fue allí donde su uso continuó y evolucionó hasta llegar a convertirse en un símbolo de cada familia o clan. Los primeros tartanes tenían cuadros simples de dos o tres colores, que se obtenían del teñido de plantas, raíces, bayas y árboles que se encontraban en las zonas en donde la tela se tejía.

Como se los usaba en una zona, estos tartanes eran “Tartanes Distritales”, porque eran confeccionados en un área en particular. Como por lo general la gente que vivía en el distrito formaba parte del mismo Clan o Familia, su tartán distrital era en realidad un Tartán de Clan. Con la disponibilidad de los teñidos químicos, el rango de colores se amplió y se confeccionaron diseños más elaborados.

La referencia más antigua del uso real de un tartán se encuentra en los registros del tesorero del rey Jacobo III en 1471, en donde se menciona la compra de tartán para el rey y la reina. Durante los siglos XVI y XVII los comerciantes llegaron a las Tierras Altas para comprar los tartanes.

Se sabe que los clanes se organizaron en filas militares y que había regimientos de un mismo clan. Hacia 1704 los regimientos habían adoptado sus propios colores y lucían el mismo tartán de su líder. Después de la batalla de Culloden en 1746, el uso de la vestimenta de las Tierras Altas fue prohibido. El parlamento aprobó una ley que prohibía a los habitantes de las Highlands usar el tartán.

Hacia 1800 muchos de los viejos tejedores habían fallecido y los viejos diseños se perdieron. Pero en 1822, apenas dos décadas después, esta vestimenta vivió su gran auge:  Sir Walter Scott sugirió que los escoceses debían usar sus tartanes para la visita del rey Jorge IV a Edimburgo y, con ese motivo, surgieron nuevos diseños de tartanes.

En la actualidad, el tartán sigue siendo uno de los elementos más típicos de Escocia, y de los más famosos fuera de sus fronteras.

Foto vía Flickr

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top