Biggar, la ciudad de las marionetas

Biggar

Al sur de las tierras altas de Escocia se encuentra la antigua ciudad de Biggar, situada más concretamente en la región de South Lanarkshire. Se cuenta que desde tiempos prehistóricos han existido aquí asentamientos humanos, y hoy en día su población ronda los 2000 habitantes. Curiosamente la veremos muy pintoresca cuando recorremos la carretera A-702, siguiendo una antigua vía romana que concluye en Musselburgh.

Al igual que muchas otras ciudades de South Lanarkshire, Biggar se encuentra cerca del río Clyde y el río Tweed, ofreciendo ambos muchos servicios a las zonas rurales que rodean la ciudad. Concretando más podemos decirte que está cerca de las ciudades de Lanark y Peebles, y apenas a unos 45 kilómetros de Edimburgo.

Podemos empezar nuestra visita en lo que hace años fue la principal línea de ferrocarril que iba de Caledonian a Symington, y que hoy es sólo un monumento histórico.

Las compañías ferroviarias de Symington, Biggar y Broughton guardan todavía los trenes que se utilizaban en aquella época. Hoy en día se pueden ver restos de la estación y las señales, aunque ya no exista la vía férrea.

Son muchos los museos que se pueden visitar en Biggar, museos en los que exploraremos la historia de la ciudad y los recuerdos que la han marcado. Por ejemplo el Biggar Gasworks Museum, o el Centro del Patrimonio Moat Park, o el Greenhill Covenanters Museum, y el Museo del Tribunal, todos ellos de un gran interés. Para más información podéis acudir al Biggar Museum Trust, que es quien se ocupa de la organización de todos estos museos.

Por otra parte, cada año esta ciudad se celebra un Pequeño Festival. Se trata de un festival de arte en donde todos los artistas locales exponen sus obras. También podéis acercaros al precioso Teatro de Marionetas, regentado por la familia Purvets Títeres, el único teatro permanente de marionetas en todo el país. Para los niños, sobre todo, resulta un lugar sensacional.

Como véis, Biggar es un lugar encantador, muy cerquita de Edimburgo para hacer una pequeña visita. Un lugar perfecto para huir un poco del ruido de la gran ciudad, y acercarnos a la tranquilidad que emana. Merece la pena.

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top