Castillo de Auchindoun, ruinas románticas

Castillo de Auchindoun

El Castillo de Auchindoun, en Aberdeen, duerme el paso de los siglos a orillas del río Fiddich. A pesar que de que actualmente se encuentra en ruinas, desde siempre ha atraído a una gran cantidad de turistas que se muestran encantados con su romántica silueta, visible ya desde una larga distancia.

El castillo se sitúa concretamente a unos tres kilómetros de Dufftown, en la carretera de Cabrach. Al salir de este pueblo, y a esa altura kilométrica, debemos buscar una señalización a la derecha del camino, para seguir un carril que nos irá acercando hasta este impresionante y romántico castillo.

Se cree que lo construyó a mediados del siglo XV John Stuart, señor de Mar. Después de su asesinato, el castillo pasó a Robert Cochrane, arquitecto favorito de la corte del rey Jaime III. Después de que Robert fuera ahorcado, la fortaleza pasó a manos de los clanes de los Ogilvie y los Gordon. Desde entonces, el castillo pasó de mano en mano, teniendo muchos propietarios. En 1571 la casa pertenecía a Adam Gordon, un acérrimo defensor de la derrocada reina María de Escocia.

El Castillo de Auchindoun fue quemado y saqueado en 1591 por el clan de los Mackintoshes, en un acto de venganza por el asesinato del Conde de Moray por el Marqués de Huntly y Sir Patrick Gordon de Auchindoun. El castillo fue restaurado en el 1725, pero se abandonó y se demolió en parte para usar su piedra como material de construcción. Esta piedra demolida se usó para construir el cercano Castillo de Balvenie.

Hoy las ruinas de Auchindoun se asientan sobre una colina que data de la Edad del Hierro. La estructura original era de tres pisos de altura, con bodegas en la planta baja. Las salas de recepción estaban en el primer piso, mientras que las habitaciones privadas se encontraban en la segunda planta. Se espera que pronto se inicien las obras de restauración de la fortaleza.

El interior de la muralla del castillo se encuentra dañado por el enfoque de las rampas de acceso al castillo en el oeste y una explotación de canteras en el sur. El exterior de las defensas naturales están formadas por taludes rocosos al este y fosos exteriores al norte y al sur. La muralla original fue destruida, y se pretende reconstruir ahora gracias a las labores de los miembros del gabinete histórico de Escocia.

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top