Escocia, muy presente en la moda

Moda con influencia escocesa

Hoy vamos a hacer una pequeña incursión en el mundo de la moda para hablaros de uno de los elementos más reconocibles de Escocia, que este invierno ha llenado las pasarelas y tiendas de ropa de medio mundo: los cuadros escoceses o tartán. Se repiten en bulsas, faldas, minifaldas, vestidos, accesorios y en los propios trajes de gala.

Hemos visto cuadros escoceses en los desfiles de los diseñadores más renombrados: Dolce y Gabanna, Tommy Hilfiger, Roberto Cavalli, Ralph Lauren y Carolina Herrera han echado mano de ellos para modelos de alta costura. Cada uno con su propio estilo, eso si: Cavalli combinándolos con sus famosos estampados de animales; Carrolina Herrera, acompañándolos con sombreros y plumas de ave; Tommy Hilfiger, reiventando la ya clásica camisa roja a cuadros para combinar con vaqueros.

Claro que no hace falta subirse a las pasarelas para ver cuadros escoceses este invierno. Las tiendas de moda «del día a día», a precios mucho más asequibles para el público medio, también los incluyen en sus escaparates y estanterías.

Otra opción es recuperar los estampados de tartán del armario de las madres, donde quizás podamos encontrarnos con faldas posibles de adaptar a los nuevos cánones de la moda. De hecho, las faldas escocesas que este año proponen los diseñadores son muy setenteras: mantienen las hebillas en el lateral superior de la falda, la largura por debajo de la rodilla y  la forma plisada. Vamos, que el cambio en la falda de mamá tampoco va a ser tan radical.

Entre las opciones para combinarla, podríamos mencionar o bien una camisa también en cuadros o, para las que no quieran verse tan recargadas, un twinset, liso o incluso con rombos. En los pies, unos mocasines de tacón, zapato abotinado de cordones o bota con punta redonda. Todo dependerá de nuestras preferencias personales y del estilo con el que queramos dotar al conjunto.

También proliferan mucho en las tiendas este invierno los vestidos a cuadros escoceses, muchos de ellos, pichis cortos y rectos, que hemos visto en pasarela en las colecciones de Paul & Joe o Just Cavalli. Otros reinventan el tartán para añadir a los vestidos unos románticos cuellos con volantes o lazadas y faldas evasée que ciñen con estrechos cinturones.

Como veis, las posibilidades son múltiples, pero algo queda claro: este invierno, Escocia está muy presente en nuestra moda.

Tags:




1 comentario

  1. tanya dice:

    azu recontra brabazo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top