El Museo de la Cirujia en Edimburgo

Surgeon's Hall

El Surgeon’s Hall Museum, que traducido al español podría ser algo así como el Museo de la Cirujía, adscrito precisamente al colegio de cirujanos de Edimburgo, alberga una de las más importantes y, posiblemente, la más antigua y macabra colección quirúrgica del mundo. Con sus objetos, sus imágenes y utensilios, refleja la historia de la cirujía desde la época romana hasta la actualidad.

El museo se halla en un edificio neoclásico magníficamente conservado, realizado por el famoso arquitecto William Henry Playfair, y fue construido entre 1829 y 1832. La colección muestra una exhibición de especímenes anatómicos que datan de finales del siglo XVIII, así como la historia del descubrimiento de la anestesia y los antisépticos. Una gran variedad de instrumentos quirúrgicos están expuestos, desde la antigüedad hasta nuestros días.

Los visitantes podrán descubrir hechos fascinantes sobre la odontología y el desarrollo de las dentaduras postizas, que se cree que comenzaron a utilizarse allá por el año 700, cuando se hicieron las primeras prótesis dentales para humanos, sacadas precisamente de los cadáveres… o bien de dientes de animales, o tallados en hueso y marfil, una práctica que continuó hasta el siglo XIX. Sin duda que este museo es una magnífica manera de quitarnos el miedo de los dentistas modernos, ¿no?.

Una de las salas del museo está dedicada a los asesinatos de Burke y Hare, más conocidos como los asesinos de Port West, incluyendo un libro de bolsillo del propio William Burke. Una serie de 17 asesinatos se cometieron en Edimburgo entre 1827 y 1828 por William Burke y William Hare. Ellos vendían los cadáveres al doctor Robert Knox, del colegio de médicos de Edimburgo. La buena reputación de Knox quedó hecha pedazos cuando saltó a la luz su relación con los asesinos.

 Interior del museo

Hare testificó contra Burke, y éste fue ahorcado, disecado y mostrado a la población, poniendo fin a una serie de asesinatos que conmocionaron a la sociedad de aquel tiempo. A pesar del alboroto público, Knox no fue procesado, pero nunca más ejerció la medicina.

Relacionado con la época moderna, el museo tiene una sección que se dedica al deporte, la cirugía y el bienestar, donde a los visitantes se les anima a ser un cirujano por unos minutos, y ver que no es tan fácil como a primera vista pueda parecer (eso dicen algunos, aunque yo no piense lo mismo).

Así que si no sois demasiado aprensivos, una visita a este museo resulta fascinante, a la par que curioso. De todas maneras, os aconsejo que no es un lugar recomendable para visitar con niños. Precisamente, aquellos que vayáis con niños menores de 16 años deben ir siempre, en todo momento, acompañados por un adulto en la visita.

Información adicional

El Museo de la Cirujía abre de lunes a viernes de 12.00 a 16.00 horas. Desde el 1 de agosto al 7 de septiembre abre de lunes a viernes de 10.00 a 16.00 y los sábados y domingos de 12.00 a 16.00 horas. La última entrada que se permite es a las 15.30 horas. El precio es de 5 libras para los adultos y 3 libras para los niños. Se halla a un kilómetro y medio del centro de Edimburgo. Para llegar podéis tomar las líneas de autobuses 3, 5, 7, 8, 14 ó 29

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top