Glencoe, la cuna de la historia escocesa

Glencoe

A pesar de que Glencoe estuvo considerada como inaccesible durante siglos, fue el hogar de una antigua tierra que se remonta más allá de 3000 años. Las huellas de aquel asentamiento humano aún siguen allí para los que gusten de visitarlas.

Glencoe se sitúa en el corazón de las Highlands escocesas, famosa como decimos en tiempos antiguos por ser un lugar inaccesible. Sin embargo, Glencoe estuvo habitada hace 10.000 años, en la Edad de Hielo. Los restos de aquella población se han encontrado recientemente, y se han sacado a la luz para ser visitados.

Las personas de la época mesolítica se trasladaban de un sitio a otro buscando la mejor caza y pesca. Las desembocaduras y los estuarios de los ríos eran los mejores lugares, ya que siempre necesitaban agua dulce y materiales para la construcción de sus refugios. El clima, aunque parezca mentira, era mucho más cálido de lo que es hoy en día. En esta zona también necesitaban protección durante el invierno, por lo que las cuevas fueron la mejor solución para ello. Los mejores ejemplos de estas cuevas en Glencoe se sitúan en la costa de Oban, a cuatro kilómetros de Ganavan.

Desde allí se puede observar un hermoso castillo construido en los acantilados. En las cuevas de estas formaciones rocosas era donde vivían los grupos humanos del mesolítico. Allí se han encontrado restos humanos, así como otros objetos de piedra. Los turistas pueden visitar las cuevas donde vivieron durante casi 4000 años.

Durante la época romana, Glencoe fue asaltado, siendo ocupada y denominándose Dalriada. De aquella edad quedan una serie de restos y enterramientos en torno a Kilmartin, la zona sur de Oban. Los vikingos también llegaron a estas costas a finales del siglo VIII. El Lago Linnie fue la zona interior a la que llegaron. Su primera incursión se produjo en Iona, en el año 795. Los primeros reyes escoceses fueron enterrados precisamente en Iona.

Los vikingos venían huyendo de las guerras de clanes existentes en Noruega, saqueando las iglesias cristianas escocesas para poder financiar las guerras en su país. Tomaron como esclavos al pueblo escocés. A finales del periodo vikingo hay restos de una terrible batalla en Laroch, una de las aldeas más antiguas de Glencoe. Cuenta la leyenda que un barco vikingo naufragó sobre una roca del Lago Leven, en la zona sur, ahogándose uno de sus príncipes. Hoy en día, justo donde está el puente, se puede ver la roca que provocó el naufragio.

Hakon, el famoso rey vikingo, murió en Orkney después de que sus barcos fueran dañados en la tormenta que precedió a la batalla de Largs en 1263. Esto supuso el final de la época vikinga en Escocia. Su hijo, Magnus, concedió Glencoe y las Highlands al país.

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top