La Abadía de Melrose

La Abadía de Melrose, (Melrose Abbey), que se encuentra a unas dos millas, (algo más de 3 kilómetros), de la ciudad de Melrose y cerca de la orilla del río Tweed, es un lugar tremendamente inquietante pero que no puedes dejar de visitar. Te fascinará todo en él, sobre todo si dejas volar tu imaginación.

Levantada por orden del Rey David I por monjes de la Orden del Cister allá por 1136, hoy en día es visitada por miles de turistas cada año como muestra de la Historia Antigua de Escocia. Pero antes estaba situada en otro lugar, no muy lejos de su ubicación actual… Corría el año 660 d.C. cuando, a unas 4 millas del lugar donde hoy se siguen levantando orgullosas sus ruinas, San Aidan de Lindisfarne fundó esta abadía.

Posteriormente, la Abadía de Melrose fue residencia de San Cuthbert y su última morada hasta que sus restos mortales fueron trasladados y depositados en la Catedral de Durham, en 1903. Los muros de aquella antigua abadía cayeron bajo la furia destructora de Kenneth I de Escocia en el año 839.

Años después, como ya sabemos, el Rey escocés David I mandó levantarla de nuevo en el lugar en el que hoy resiste el paso del tiempo. Su actual estructura, construida esta vez en esta tierra por monjes del Cister por su fertilidad, también sufrió las sacudidas de la invasión de los ingleses y fue arrasada como represalia contra Escocia. Esto ocurrió en 1922. Afortunadamente para los amantes de la Historia, fue reconstruida nuevamente en cuanto el territorio fue recuperado tiempo después. En esta reconstrucción tuvo un protagonismo especial Robert I de Escocia, más conocido como Robert Bruce, libertador nacional cuyo corazón, bañado en plomo y guardado en un cofre, fue enterrado en esta Abadía de Melrose.

Por cierto, la Historia cuenta que el último de los monjes que habitó entre sus magníficos muros murió aproximadamente en 1590. La Abadía se encuentra actualmente bajo el cuidado de la denominada “Historic Scotland“.

Hoy lo que queda de esta impresionante construcción puede ser visitada por todo el que hasta este lugar encamine sus pasos.

Toma nota, por cierto, de las fechas y horarios en los que está disponible la visita al Museo de la Abadía y la zona del Claustro.

  • Desde el 1 de abril hasta el 30 de septiembre, puedes ir todos los días de 9:30 a 18:30.
  • Desde el 1 de octubre hasta el 31 de marzo, cierra los domingos pero el resto de los días puedes visitarla de 14:00 a 16:30.

Acércate a este místico lugar y podrás observar más de cerca sus fascinantes detalles grabados en sus muros, detalles de gárgolas y dragones, entre otros motivos. Y podrás también interpretar a tu manera la inscripción grabada en una de las paredes del interior: “Be Halde to ye hende“, (“keep in mind, the end, your salvation” en inglés), algo así como “mantén en tu mente, hasta el final, tu salvación“, y que ha terminado convirtiéndose en lema de la cercana ciudad de Melrose.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top