Jupiter Artlan, un jardín-museo a las afueras de Edimburgo

Exif_JPEG_PICTURE

Edimburgo cuenta con sorpresas, tanto en el interior de la ciudad como en sus alrededores, y quizá por ello sea una de las ciudades más visitadas de toda Escocia. Así, nos encontramos con lugares tan encantadores como Jupiter Artland, un jardín lleno de esculturas ubicado a tan sólo 10 millas de la ciudad. Un rincón mágico que merece totalmente la pena ser visitado.

El jardín está emplazado en los terrenos de Bonnington House, la casa de un matrimonio a las afueras de la ciudad. Allí, Nicky Wilson, una cuarentona ama de casa, decidió un día que los 80 acres de su jardín estaban un tanto apagados. Así, se le ocurrió que se pondría en contacto con más de veinte artistas modernos para que crearan esculturas diseñadas exclusivamente para este espacio.

Lo más interesante es que el matrimonio Wilson no puso barreras en estas construcciones. Cada escultor tenía la libertad de escoger el lugar exacto en el que quería que se ubicara su obra. Asimismo, podrían utilizar cualquier recurso natural del terreno para mezclarlo con dichas obras de arte.

El resultado es un viaje asombroso a través de interesantes figuras, todas ellas de artistas bastante importantes, como puedan ser Marc Quinn, el artista que creó la escultura Alison Queen embarazada de Trafalgar Square London, o Ian Hamilton Finlay, Antony Gormely, Charles Jencks o Ben Tindall.

Durante nuestro recorrido, que no tiene inicio ni final, nos toparemos con lugares realmente extraños y curiosos, como los espejos de Jim Lambie, o la tela de araña de Shane Waltener. Así, como remansos de paz como el Templo de Apolo.

Una de las partes más sorprendentes la encontramos con el cartel que nos indica a cuanto estamos exactamente de Júpiter, señalando al espacio exterior.

Destaca también la figura repetitiva de una niña que aparece de vez en cuando, siempre con el rostro cubierto, jugando al escondite, apoyada en un árbol o simplemente paseando. Quizá sea la obra más inquietante de todas. Ese poder que tienen los niños para aterrorizar a los adultos.

El jardín-museo está abierto desde mayo hasta septiembre con un coste aproximado de unas 8 libras por adulto y unas 5 libras por niño. Sin duda un paseo diferente que no podemos dejar de vivir.

– PARA SABER MÁS SOBRE LA CIUDAD –

Foto vía:  gardenhistorysociety

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top