Brownies, duendes escoceses

Brownie escocés

Cuando hablamos de Brownies no nos referimos a esos deliciosos pastelitos de chocolate que tanto nos gustan. En esta ocasión nos referimos a una figura mitológica de escocia con mucha historia. Los brownies son seres mágicos, muy similares a los leprechauns irlandeses, que viven escondidos y apartados de las miradas humanas en los arroyos y montañas de Escocia.

Estos seres son descritos como hombres diminutos, de unos 30 o 60 cm aproximadamente. Cuentan con una tez oscura y su cuerpo está completamente cubierto de un vello lanudo. Algunos de ellos son coquetos, pues usan sombreros de copa verde y ropa marrón, aunque sus prendas suelen estar bastante andrajosas y raídas.

Los Brownies no tienen una naturaleza maligna. Todo lo contrario. Estos seres vagan por el mundo alegremente y en muchas ocasiones se prestan como fieles ayudantes para realizar tareas domésticas; y es que según las antiguas leyendas, los Brownies aprovechaban las noches humanas para acercarse a las granjas y realizar determinadas tareas, como ordeñar, dar de comer a los animales o limpiar los recintos. Por este motivo se les considera elfos domésticos.

Muchos de ellos llegaban a establecer una relación especial con los humanos a los que ayudaban. No obstante, hay que tener mucho cuidado, pues un Brownie es un ser completamente impredecible y muy volátil. Si se sienten ofendidos desaparecerán sin dejar rastro. En muchas ocasiones incluso pueden deshacer las tareas que ya han hecho.

La única forma de agradecer las tareas de un Brownie sin que este se sienta ofendido es dejándole un cuenco de crema, un panecillo recién hecho o una torta cubierta con miel. Incluso un poco de cerveza casera saciará la sed de agradecimiento de estos seres. Con eso, un Brownie se siente ya bien pagado. No obstante, si se intenta comprar su afecto con otro tipo de cosas, como por ejemplo ropa, el Brownie se sentirá muy ofendido y saldrá de nuestras vidas igual que entró, sin avisar.

La tradición de los Brownies en escocia era tan grande, que en muchos hogares antiguos existen o que se conocía como “piedra del brownie”. Era justamente aquí donde se depositaba la comida de estos seres tan graciosos y misteriosos.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: hauntedpalaceblog

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top