Pastel Dundee, delicia navideña escocesa

Pastel Dundee

El Pastel Dundee, o Dundee cake, que recibe su nombre de la localidad escocesa en la que fue inventado, nació en la pastelería Keillers a finales del siglo XIX. Hoy en día se ha popularizado tanto que ya forma parte de las recetas típicas de Escocia, siendo un plato típico de las fiestas navideñas tanto en Escocia como en Inglaterra.

Este bizcocho, de textura suave y muy abundante en cuanto a los frutos secos y las frutas, requiere de una cocción lenta y de unos días de reposo para estar en el punto adecuado. En ocasiones se lo acompaña con vino dulce, a la hora del té o incluso algunas veces sirve como acompañante para el queso curado.

Ahora bien, hay detalle importante a tener en cuenta. Y es que a la hora de añadirle el chorrito de whisky, hemos de elegir, a ser posible, uno de malta escocés, para ser lo más fieles que podamos a la receta original.

Dundee cake

Vamos a ver cómo se prepara el Pastel Dundee (de esta receta obtendrás aproximadamente unas 10 raciones):

Ingredientes:

  • 300 gr de harina
  • 250 gr de mantequilla
  • Levadura en polvo (1 sobre)
  • 250 gr de azúcar moreno
  • 4 huevos
  • 125 gr de grosellas
  • 125 gr de uvas pasas
  • 125 gr frutas confitadas variadas
  • 25 gr almendras molidas
  • Algunas almendras enteras (para decorar)
  • Ralladura de limón
  • Ralladura de naranja
  • 1 chorrito de whisky

Modo de preparación:

-Mezclamos en un recipiente la harina y la levadura, para luego seguir agregando las pasas, las almendras molidas y las frutas confitadas.

-En un bol aparte, vamos mezclando la mantequilla con el azúcar moreno hasta que tenga una textura cremosa. Entonces, le añadimos las ralladuras de naranja y limón, el chorrito de whisky, y poco a poco los huevos (previamente batidos).

-Ahora, tomamos un recipiente para horno y le untamos de mantequilla las paredes, además de añadir un poco de harina. Juntamos en este recipiente ambas mezclas, removiéndolo bien para que la masa sea lo más uniforme posible.

-Una vez que tenemos preparada la masa del bizcocho, lo decoramos por encima con un puñado de almendras y luego lo horneamos a 180ºC hasta que veamos que toma consistencia. Suele tardar entre una hora y media y dos horas en el horno, y luego es muy recomendable dejarlo no sólo enfriar, sino reposar al menos 1 día.

Descubre otras:

Imagen 2 vía: Alan Clark

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top