Holy Island, retiro espiritual en el Fiordo de Clyde

Holy island

Ya desde la antigüedad fue utilizada con fines sagrados por celtas y cristianos. Impregnada de cánticos y rituales, la isla Holy amanece en estos días, siguiendo las enseñanzas de Buda, como un destino ideal para el retiro espiritual y el descanso.

Bajo la dirección del Lama Yeshe Losal Rinpoche, un maestro budista tibetano formado en la tradición Kagyu, la isla ha buscado convertirse en una base internacional para la meditación y el realce espiritual desde su adquisición por la compañía Rokpa Fiduciario en el año 1992. La ínsula se ubica en la costa occidental de Escocia, rodeada en parte por la bahía de Lamlash y vecina a la isla de Arran.

Desde el cercano Lamlash podremos tomar un ferry, el cual, en apenas 10 minutos, nos dejara sobre un pintoresco muelle decorado con símbolos tibetanos. Esa es la entrada a la isla Holy. Desde allí podremos recorrer su superficie de apenas 3 km de largo por 1 km de ancho, y disfrutar de una autentica experiencia antiestrés.

Una naturaleza silvestre apoyada por programas de reforestación, una amplia avifauna, así como una singular fauna marina y terrestre, convierten a la isla en una verdadera reserva natural. Pero sin lugar a dudas, los representas de Holy Island son los ponis Eriskay, quienes, divididos en tres grupos que circulan libremente por la isla, no temen en absoluto acercarse a las personas y permitir que se les acaricie el hocico, especialmente los miembros jóvenes.

En cuanto a infraestructura, al norte de la isla Holy, se ubica el Centro Internacional para la Paz Mundial y la Salud, lugar donde podremos realizar algunos de los cursos que se dictan de marzo a octubre. Aun así, cada persona puede disfrutar del alojamiento en este sitio cualquier día del año, y siguiendo su propio programa de actividades. Pero, en cuanto a los cursos, se destaca el Retiro para meditar sobre la Compasión, dirigido por el mismísimo Lama Yeshe, el cual se realizará en el mes de agosto.

Pero se debe tener en cuenta que para poder alojarse en la isla, se deben seguir cinco principios budistas conocidos como las reglas de Oro: la abstinencia de matar, la abstinencia de robar, la abstinencia de mentir, la abstinencia de practicar malas conductas sexuales, y finalmente, la abstinencia de ingerir intoxicantes. Para los budistas Sanyé Ling, comunidad que regenta el proyecto, cualquier persona que respete estos preceptos será bien acogida.

Holy Island no es solo un retiro espiritual, si no también un proyecto de ordenamiento territorial sostenible y cuidadoso con el medio. Toda una experiencia que despertará todos nuestros sentidos.

Descubre también:

Los misterios de la isla de Arran

Foto Via: Holy Island

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top