Horario de restaurantes y pubs escoceses

jovenes en pub escoces

España tiene fama,entre los extranjeros, de ser un país sin horarios. Se puede comer y beber casi a  cualquier hora. Precisamente por eso a nosotros a veces nos cuesta acostumbrarnos a las horas de apertura que mantienen los establecimientos de algunos países que visitamos.

Los del Reino Unido son de los que se llevan la palma en esto de horarios restrictivos. Eso sí, hay que diferenciar, porque en barrios que son muy transitados por los turistas no tienen problema en adaptarse a nuestros horarios.

En caso de localidades más pequeñas o zonas no tan conocidas de grandes ciudades como pueden ser Edimburgo o Glasgow debemos atenernos a sus costumbres que, como decimos, nos suelen resultar bastante extrañas. Y es que son mucho más estricto con eso de los horarios de lo que lo somos nosotros. La hora de cierre es especialmente importante, y los responsables de los locales no dudan en echar al personal a la calle en cuanto toca cerrar.

Por eso, os sugerimos que pidáis las últimas consumiciones 45 minutos antes de la hora de cierre, que suele ser a las once de la noche. En el caso de estar en un pub escocés os daréis cuenta de que es habitual que los consumidores habituales se aprovisionen con varias pintas de cerveza cuando apenas quedan unos minutos para cerrar el establecimiento. Y lo más curioso es que les da tiempo a bebérselas todas. Así, es normal que cuando salgan por la puerta salgan bastante más contentos de lo habitual.

Siguiendo con las bebidas alcohólicas deberéis tener en cuenta más cosas, porque incluso en las tiendas hay restricciones. Antaño, hace varios siglos, había una ley que prohibía consumir alcohol antes de ir a misa los domingos. A día de hoy se mantiene esa restricción y no sólo eso sino que resulta imposible que te vendan cualquier tipo de bebida que contengan un mínimo grado de alcohol. Ni siquiera las tiendas de venta de souvenirs se saltan esa normativa. Sólo tenéis que esperar a que sea la una del mediodía para comprar y beber cuanto alcohol queráis.

Por lo que se refiere a los horarios de las comidas, como os decíamos, varían bastante con respecto a las nuestras. En España las dos de la tarde es la hora a la que se suele empezar a comer, pues en Escocia es cuando se acaba. Normalmente los almuerzos se empiezan a servir a las 12, pero en poco más de dos horas los restaurantes cierran. Una vez pasada esa hora la opción que nos queda es algún restaurante de comida rápida o puestos ambulantes, que no es que existan muchos.

En las cenas ocurre otro tanto de lo mismo. Las seis de la tarde, cuando aquí estaríamos merendando, es cuando se suelen iniciar las cenas y se prolongan durante un par de horas más. Normalmente, a las nueve de la noche resulta complicado encontrar una mesa, salvo que, como os decíamos, sean de comida rápida o estén focalizados exclusivamente para los extranjeros y estén adaptados a sus horarios.

Foto Vía Noelia Rodríguez

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top