Hamefarin, la gran fiesta vikinga de las Shetland

Vikingos

Junio es uno de los mejores meses del año para conocer Escocia. Las lluvias no son tan frecuentes y tampoco hay un calor agotador. Además, es cuando empieza a celebrarse el groso de la programación festival y ferial del país. Ya os vamos avisando con tiempo de antelación para que, si tenéis unos días libres, os animéis a pasar por este país. Y, como os decíamos, hay muchas celebraciones que merecen la pena ser conocidas.

Una de ellas, y de las que congrega a numerosas personas, amantes de Escocia, venidas de todo el mundo, es la Hamefarin. Se trata de un encuentro vikingo, pero no uno más, sino el más importante de los que se celebran a lo largo de todo el año. Además, se celebra en las Islas Shetland, ubicadas en un enclave natural que ya de por si nos recuerda a siglos atrás, cuando los acérrimos guerreros poblaban esas tierras.

Para que os hagáis idea de la importancia de este festival basta decir que la edición de este año, a celebrar entre el 14 y el 26 de junio, será la tercera de toda su historia. Únicamente se celebra cada 25 años, aunque hubo una excepción en el año 2.000, coincidiendo con la llegada del nuevo milenio.

Y un evento como este es motivo por el que antiguos habitantes llegan a estas tierras. No en vano su nombre significa regreso a casa. Para celebrar una vuelta multitudinaria como esta los eventos se multiplican y prolongan durante dos semanas. En este tiempo se espera la llegada de medio millar de personas procedentes, en su mayoría, de Nueva Zelanda y Australia, pero también los hay que provienen de Canadá, Inglaterra o los Estados Unidos para reencontrarse con sus raíces escocesas.

Aunque originalmente las actividades se limitaban a Lerwick y Scalloway, en las últimas ediciones se optó por abrirlas a otros lugares de las Shetland, como Virkie, Sandness o San Ninians Isle. En estas localidades se organizan charlas, conferencias, recreaciones de la marcha de algunos vecinos de las islas hace décadas, conversaciones históricas y visitas guiadas o cursos de iniciación a la genealogía.

No faltarán tampoco los conciertos ni la llegada de barcos vikingos, tal y como ocurría antaño, cuando ya cae la noche y obligando a los viajantes a caminar por el pueblo con antorchas para poder ver. Es, sin lugar a dudas, uno de los momentos más emotivos e impresionantes de Hamefarin.

Foto Vía Poportis

Tags: , ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Jonatan Fernandez dice:

    Me encanta la historia.Mi abuelo decía que sus abuelos le decían que venían de los celtas ,por eso me encanta sus vidas historias todo de Escocia …y todo el norte.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top