Los encantos de las Islas Hébridas Exteriores

Lewis

Las islas Hébridas son unos de los destinos más buscados por quienes van a Escocia. Y es que, a pesar de que este país pueda parecernos pequeños, particularmente por la parte que está al norte de Inglaterra, lo cierto es que hay muchas islas que rodean su costa y que, en ocasiones, no las podemos ver en los mapas por su pequeño tamaño.

Se ha contabilizado que a Escocia pertenecen más de 600 islas, buena parte de ellas habitadas y bastantes de un tamaño considerable como para constituir en si mismas un destino turístico.

De numerosas de estas islas os hemos hablado en anteriores ocasiones, así que hoy vamos a centrarnos en un pequeño archipiélago con mucho encanto y conocido como las Hébridas Exteriores. Como su propio nombre indica se encuentran en un extremo, en este caso en el noroccidental de Europa. Se trata de una cadena de islas de 240 kilómetros de longitud que se ha hecho famosa por sus paisajes semivírgenes, su flora y fauna, sus playas y su arraigada cultura e identidad gaélica.

Una de las islas más conocidas es la de Lewis, una de las más alejadas de tierras británicas y que, a pesar de contar con muy pocos habitantes, presenta un encanto especial dado que permite disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. Podéis descubrir pequeños pueblos, típicos escoceses, así como un conjunto de medio centenar de piedras megalíticas conocidas como Callanish Standing Stones. Además, conecta por carretera con otra de las islas más importantes, la de Harris.

Atención especial merece la isla de Barra, especialmente indicada para los amantes de la flora. Se la considera el jardín de las Hébridas por la cantidad de especies diferentes que alberga en tan poco espacio de tierra. No os perdáis tampoco el castillo de Kisimul que, se vanagloria, de no haber sido tomado por ningún enemigo.

En las Hébridas Exteriores hay que mencionar también las islas de Taransay, North Uist, Benbecula, South Uist y Saint Kilda. Esta última está deshabitada, pero sus parajes son ideales para practicar la escalada y otros deportes de aventura. Como os habréis imagina ya no es nada fácil llegar a estas islas y, en ocasiones, precisaréis de al menos dos vuelos o combinar distintos medios de transporte.

En avión British Airways, ofrece vuelos frecuentes con salidas desde Glasgow, Edimburgo e Inverness a Lewis, Barra o Benbecula. Eastern Airways también llega a Lewis, desde Aberdeen y los aeropuertos de Barra (cuya larga playa sirve de pista de despegue y aterrizaje), Benbecula y Stornoway cuentan todos con servicios regulares de autobús. En transbordador, Caledonian MacBrayne ofrece servicios de transbordador para pasajeros y vehículos a todas las islas durante todo el año.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top