Inverness, una ciudad para las compras

Tiendas de Inverness

Inverness es un condado del centro de Escocia que, principalmente, es conocido por albergar el famoso lago Ness y a la misteriosa criatura que, supuestamente, vive en su interior. Sin embargo, merece la pena conocer esta localidad, aunque sea de pasada.

Y es que es uno de los sitios más recurridos por los turistas para hacer las últimas compras de souvenirs. En realidad si tenéis previsto comprar algún recuerdo relacionado con Nessie os recomiendo hacerlo en alguna de las tiendas de Inverness, ya que os saldrá mucho más barato que en la tienda-cafetería que hay al lado de donde zarpan los barcos que recorren el lago.

Y es que, a pesar de las reducidas dimensiones de la capital de Inverness, las compras son una de sus mayores fuente de ingresos. La calle principal de esta localidad está peatonalizada, lo que favorece el tránsito de peatones de uno a otro comercio.

Además de pequeños establecimientos de artesanía os podéis encontrar de todo: desde las grandes tiendas de ropa o calzado hasta un centro comercial en toda regla. Sin embargo, uno de los espacios más bonitos y transitados de Inverness es su mercado: The Victorian Market, que se ha convertido en todo un referente de la ciudad.

El mercado actual ha sido totalmente reformado, salvo su fachada, aunque han tratado de mantener algunos de los elementos de la época victoriana. Y es que el original, construido en el siglo XIX fue víctima de un incendio y acabó devastado por las llamas. La puerta, con tres grandes arcos, estaba hecha en piedra, lo que evitó que fuera quemada también.

Hoy en día no queda ningún tipo de puesto y su lugar lo ocupan pequeños establecimientos que se van repartiendo a lo largo de diferentes galerías. La cubierta es de cristal, lo que permite que entre luz natural durante la mayor parte del tiempo que está abierto al público.

Tiendas de Inverness

En el interior del mercado se pueden encontrar desde charcuterías a tiendas de ropa de lana, locales en los que venden todo tipo de recuerdos de Escocia y una pastelería muy particular. En The Belgian Chocolates realizan, entre otras cosas, las típicas decoraciones de tartas pero que pueden ser regaladas como un detalle.

Además, es habitual encontrarse a gente, sobre todo a los más pequeños, pegados contra los cristales de la tienda, ya que los pasteleros trabajan frente a los expositores y dejan que se vea el trabajo de elaborar pequeñas obras de arte con azúcar y chocolate.

En Navidad se instala a lo largo de las diferentes galerías un circuito ferroviario por el que circula un pequeño tren que, supuestamente, va cargado de regalos.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top