Saint Kilda, las islas mas lejanas

Santa Kilda

Escocia es conocida por la gran cantidad de islas que rodean su parte superior. Las hay más grandes, más pequeñas, pero todas tienen su encanto. Incluso las que se encuentran deshabitadas. es el caso del archipiélago de Saint Kilda, ubicado al oeste e las Islas Hébridas y en pleno océano Atlántico. Otra de las peculiaridades de esta zona es que constituyen el lugar más remoto de las Islas Británicas.

El archipiélago tiene una extensión total de 854.6 hectáreas, terreno que se reparte entre las islas Hirta, Dun, Soay y Boreay. A estas cuatro se unen otros tres islotes rocosos, conocidos como Levenish, Stac Lee y Stac an Armin. Siguiendo con características únicas os diremos que estos dos últimos son los más altos del Reino Unido. Tienen una altura de 165 y 191 metros, respectivamente.

En los acantilados del archipiélago pueden presumir de ser un ejemplo de lo que ofrece la fauna escocesa. Tiene unas de las más importantes colonias de aves del noroeste de Europa, lo que le valió en 1986 para ser declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

A pesar de esta protección y la ausencia de habitantes las islas, pueden ser, y lo son, visitadas por todos aquellos que estén interesados en conocer tan peculiar rincón de Escocia. El turismo comparte espacio con los trabajos de conservación y reconstrucción que desde hace año se están llevando a cabo, incluso puede participar en estas labores. Lo mejor para acercarse hasta St. Kilda es contratar una de las muchas excursiones organizadas. Hay que tener en cuenta que la única forma de acceder a las islas es mediante barco.

La historia de este archipiélago se remonta a muchos siglos atrás. Según uno de los últimos estudios llevados a cabo en la zona se ha podido determinar que Saint Kilda estuvo habitada desde un temprano Neolítico, aunque los primeros documentos escritos sobre las islas no aparecieron hasta el siglo XIV. A primeros del siglo XVII se tiene constancia de que las islas eran habitadas por unos 180 habitantes, cuya fuente de subsistencia era la agricultura pesca y ganadería. Gradualmente la falta de recursos de autosuficiencia y la mala comunicación de las islas hizo que muchos de sus habitantes emigraran.

Una de las migraciones más conocidas es la que hicieron un grupo de 36 personas a Australia a finales del siglo XIX. Muchos de ellos perdieron la vida en el viaje y los que llegaron se asentaron en Melbourne, donde nació un barrio con el nombre de St. Kilda. Hacia 1930 las islas fueron evacuadas por petición de los habitantes debido a la escasez de comida y medios de subsistencia. y desde entonces han permanecido vacías.

Foto Vía Flickr

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top